Cómo convertir un viejo cuarto de bebé en uno para adolescentes de manera rápida

Escrito por anne goetz | Traducido por sebastian castro

Convertir una enfermería sin uso en un santuario para adolescentes lleva un poco de trabajo, pintura fresca y algunos muebles de moda, pero puede ser logrado fácilmente en un fin de semana por una madre dedicada. Averigua los gustos y lo que no le gusta al adolescente antes de encarar este proyecto. Personaliza su espacio con las sábanas y empapelados que reflejen su gusto personal. Brinda ideas de almacenamiento y de entretenimiento, una cama cómoda y un asiento suave.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • Martillo
  • Trapos
  • Compuesto de masilla
  • Espátula
  • Lija
  • Cinta de pintor
  • Rodillos y pinceles
  • Sellador
  • Pintura para interior
  • Bandeja de pintura
  • Aspiradora o escoba
  • Limpiador de alfombras
  • Cama
  • Mesa de luz
  • Vestidor
  • Espejo
  • Empapelado
  • Cortinas
  • Sábanas
  • Alfombras
  • Silla
  • Cesto de residuos

Instrucciones

    Prepara la habitación

  1. Quita los muebles de bebé restantes o las decoraciones y guárdalas, dónalas o véndelas. Quita las varillas de cortinas y los accesorios y quita los clavos del yeso. Limpia y lava las paredes con agua tibia y enjabonada. Deja que se seque.

  2. Coloca cortinas en el suelo y los muebles que hayan quedado adentro y limpia y lija las paredes para prepararlas para un nuevo color de pintura. Encinta las zonas que quieres proteger con cinta de pintor.

  3. Aplica un sellador nuevo y dos o tres capas de pintura. Deja que cada capa se seque bien entre las aplicaciones. Utiliza una máscara o abre las ventanas mientras pintas para permitir una ventilación adecuada.

  4. Quita la cinta de pintor y las cortinas. Toca las zonas problemáticas. Aspira o barre el piso y frótalo con un trapo o un limpiador de alfombras.

    Coloca muebles

  1. Agrega una silla cómoda en la habitación de tu hijo para leer y relajarse.

    Coloca una cama de una o dos plazas, dependiendo de tus limitaciones espaciales. Ten en cuenta el tamaño y la comodidad de tu hijo. Algunos jóvenes adultos están perfectamente cómodos en una cama de una plaza, pero si tu hijo es más alto o pesado, podrías querer escoger una cama más grande.

  2. Agrega mesas de luz, vestidores y bibliotecas. Coloca una silla a la moda o un puff para que tu hijo se relaje.

  3. Agrega medios de entretenimiento como una TV, una computadora o una estación de carga de MP3. Considera agregar electrónica que atraiga los intereses de tu hijo como una consola de juegos o una máquina de karaoke.

    Accesorios

  1. Los almohadones de colores combinados le agregan comodidad a la habitación de tu hijo.

    Escoge sábanas y empapelados que reflejen los intereses de tu hijo. Combina las almohadas, cortinas y alfombras en base a las sábanas. Considera dedicar un espacio para trofeos u objetos coleccionables.

  2. Agrega necesidades como un cesto de residuos y estantes. Los estantes abiertos, los cajones debajo de la cama o los contenedores son soluciones útiles para dar lugar de almacenamiento en espacios pequeños.

  3. Coloca la iluminación adecuada como lámparas de escritorio o de piso o coloca una nueva luz superior que también sirva como ventilador de techo. Coloca un espejo para que revise su peinado o maquillaje.