Cómo convertir kilocalorías a calorías quemadas

Escrito por jonathan quartuccio | Traducido por pau epel
Todo lo que necesitas es una calculadora para convertir kilocalorías a calorías.

Tal vez quieras leer con mayor detenimiento las etiquetas de los alimentos que consumes cuando estás tratando de perder peso, ya que la información nutricional respecto a los contenidos de calorías, grasas, azúcares y sodio se hace más importante. Las calorías también son elementos muy importantes a tener en cuenta al hacer ejercicio. Éstas representan la cantidad de energía que la comida proporciona a tu organismo. El consumo de alimentos y gasto energético se expresan en múltiplos de 1.000 calorías, o kilocalorías.

Observa la etiqueta nutricional del producto y localiza las calorías. Estas calorías alimenticias aparecen listadas en términos de kilocalorías: una kilocaloría es equivalente a una caloría de alimento. Introduce el número de calorías alimenticias a convertir en la calculadora.

Multiplica el número de kilocalorías por 1.000. Por ejemplo, si hay 2 kilocalorías, introduce 2 por 1.000.

El número resultante corresponde al número de calorías quemadas. Dos kilocalorías por 1.000 equivale a 2.000 calorías quemadas. Recuerda, éstas no son calorías alimenticias. De acuerdo a Calories Per Hour.com, las calorías quemadas representan la energía contenida tanto en los alimentos que comemos como en nuestra grasa corporal.

Consejo

Una buena forma para determinar cuántas calorías necesitas quemar cada día es utilizando un déficit de calorías: un cálculo para pérdida de peso que equivale a las calorías consumidas menos las calorías quemadas. El número resultante es el valor neto de las calorías que han entrado a tu organismo. Una vez que has convertido las kilocalorías a las calorías quemadas, el déficit constituye un excelente mecanismo para gestionar tu progreso en la pérdida de peso.

Advertencias

Cuando trates de perder peso, no exageres. No recurras únicamente a la pérdida de calorías para sentirte y verte genial. El cuerpo necesita calorías para sobrevivir, y las calorías de los alimentos proporcionan energía, proteínas, carbohidratos, nutrientes y grasas necesarios para el organismo. Éste transforma el alimento en combustible, quemándolo para producir energía.