Cómo convertir una bicicleta de montaña en una bicicleta fija

Una bicicleta de montaña es una bicicleta ruda que está fabricada para aguantar el estrés del ciclismo de montaña. Sin embargo, cualquier bicicleta, incluyendo la de montaña, se puede convertir en una bicicleta fija. Si eres un ávido ciclista de montaña y quieres permanecer en forma durante el cierre de temporada, puedes ejercitarte sobre tu bicicleta de montaña en el interior de forma segura y efectiva convirtiéndola en una bicicleta fija. Esta conversión te permitirá continuar estando en forma aún cuando no puedes salir a andar en bicicleta debido al clima o límites de tiempo.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Bicicleta de montaña
  • Entrenador/soporte para bicicleta
  • Llave inglesa (opcional)

Instrucciones

  1. Compra un soporte para bicicleta, también llamado un entrenador. Puedes comprar estos entrenadores en línea o en la mayoría de las tiendas de ciclismo o de deportes a precios que normalmente van desde los US$45 y US$350. La mayoría de los entrenadores para bicicletas son de un tamaño universal, sin embargo, algunos están especialmente fabricados para bicicletas de montaña, mientras que otros son para bicicletas de calle. Selecciona un soporte para bicicleta fija que se acople al marco de una bicicleta de montaña.

  2. Despeja un área en una habitación o tu cochera que sea lo suficientemente grande para acomodar la bicicleta y el entrenador. Un piso duro es mejor ya que esto le dará una base firma a la bicicleta y al soporte.

  3. Retira el soporte de su paquete y colócalo sobre el piso. La mayoría de los soportes para bicicleta no requieren de armado. Si se requiere el ensamblaje, normalmente sólo hay dos o tres pasos para hacerlo. Sigue las instrucciones que se incluyen en el empaque para armar el soporte de tu bicicleta.

  4. Coloca la llanta trasera de la bicicleta de montaña sobre el soporte y utiliza las prensas de cada lado del soporte para sostener la llanta firme.

  5. Inspecciona la bicicleta en el soporte y asegúrate de que esté bien fija al soporte. Cuando estés montando la bicicleta sobre el soporte, la llanta trasera se moverá en el soporte, pero la llanta de adelante no.

Consejos y advertencias

  • Podría ser útil colocar una toalla debajo de la parte frontal de la bicicleta, no sólo para atrapar tu sudor conforme montas, pero también para evitar que la mugre o lodo que pueda saltar de la parte frontal de la bicicleta caiga sobre tu piso.

Más galerías de fotos



Escrito por joe king, m.s. | Traducido por glen boyd