Conversión del betacaroteno en retinol

El betacaroteno es un componente vegetal de color naranja presente en muchas frutas y hortalizas, especialmente las zanahorias. Como otros carotenoides, el betacaroteno es un antioxidante fuerte capaz de capturar los radicales libres potencialmente dañinos. Tu cuerpo puede convertir el betacaroteno en retinol, conocido comúnmente como vitamina A, si es necesario. La absorción y la conversión de betacaroteno depende de muchos factores.

Fuentes ricas en betacaroteno

Además de las zanahorias, otras excelentes fuentes de betacaroteno son el berro (watercress), el zapallo de invierno (winter squash), las batatas, los ñames, los damascos (apricots), las papayas y los mangos. Las hortalizas de hojas verde oscuro como la espinaca, la col rizada (kale) y el brócoli también son buenas fuentes. El contenido de betacaroteno dentro de los productos agrícolas varía enormemente y depende de la composición del suelo, la época del año, la madurez y la exposición a la luz y el oxígeno.

Conversión a retinol

El betacaroteno es llamado provitamina A porque el cuerpo puede convertirlo en vitamina A o retinol cuando las reservas hepáticas son pocas. Otros carotenoides como el alfacaroteno también pueden ser convertidos. Una vez que que está en tu intestino delgado, el betacaroteno es degradado o cortado por una enzima específica en dos moléculas de retinol. La conversión y la eficiencia de absorción del retinol es relativamente baja (entre 9 y 22%) y depende de muchos factores, como la necesidad de vitamina A, la salud intestinal, la producción de bilis y la cantidad de grasas provenientes de la dieta en el intestino. El retinol es una vitamina liposoluble, lo que significa que necesita la presencia de grasa para ser absorbida y almacenada en el cuerpo. Si el retinol no es necesario en tu cuerpo, el betacaroteno no se divide por la mitad en el intestino delgado y por el contrario, se absorbe intacto y se almacena principalmente en la grasa subcutánea justo por debajo de la piel.

Unidades de conversión

La vitamina A solía medirse en unidades internacionales, lo que estaba bien en lo que respecta al retinol de los alimentos o suplementos de origen animal, pero fue creada una nueva medida que representa la capacidad del cuerpo de convertir los betacarotenos y otros carotenoides en equivalentes de retinol. La conversión acordada por los investigadores estadounidenses es de 1 equivalente de retinol igual a 3.33 unidades internacionales de actividad de vitamina A proveniente directamente del retinol o 10 unidades internacionales de actividad de vitamina A derivada del caroteno. En otras palabras, el retinol de la carne o los suplementos se se estima que es tres veces más eficiente cuando es utilizado como vitamina A por tu cuerpo en comparación con el betacaroteno de las plantas y los suplementos. Esta conversión es sólo una estimación debido a la variedad de la escisión y la absorción en el intestino delgado.

Seguridad del betacaroteno

Si bien el betacaroteno no es la forma más eficiente de proveerle a tu cuerpo vitamina A, es mucho más seguro que tomar retinol directamente. En dosis altas, el retinol puede ser tóxico, mientras que el betacaroteno no es tóxico en su forma natural y no se convierte en vitamina A a menos que tu cuerpo lo necesite. No puedes sufrir una sobredosis de betacaroteno. La principal desventaja de tomar demasiado de esta sustancia es que la piel puede tornarse temporalmente naranja, una patología llamada carotenosis.

Más galerías de fotos



Escrito por sirah dubois | Traducido por paula santa cruz