¿Es conveniente el entrenamiento con pesas por la mañana?

El entrenamiento con pesas - también conocido como entrenamiento de fuerza- ofrece muchos beneficios, incluyendo huesos más fuertes, mayor fuerza para los deportes y las actividades cotidianas, y el aumento de la quema de grasa debido a una elevada tasa metabólica. Mientras que este entrenamiento es generalmente considerado como una actividad saludable, el momento en el que lo realizas puede afectar tu seguridad.

Equilibrio hormonal

Tus hormonas pueden ser generalmente clasificadas como anabólicas o catabólicas. Las hormonas anabólicas, específicamente la testosterona y la hormona del crecimiento, reparan y construyen tejido, mientras que las hormonas catabólicas, especialmente el cortisol y glucagón, hacen que el tejido se descomponga. Los niveles hormonales anabólicos son más altos al final de la tarde, mientras que las hormonas catabólicas tienden a ser más altas temprano por la mañana. Esto significa que, para trabajar los músculos y realizar ejercicios de fuerza, los entrenamientos realizados al final del día pueden ser más productivos. Comer antes de tu entrenamiento temprano por la mañana puede ayudar a cambiar tu equilibrio hormonal de catabólico a anabólico.

Movilidad de las articulaciones

Tus articulaciones y músculos están generalmente inmóviles mientras duermes. Esto causa que los músculos se tensen y que la producción de líquido sinovial disminuya. El líquido sinovial lubrica las articulaciones para que éstas puedan moverse libremente. Además, tus discos intervertebrales descomprimen y absorben más líquido de lo normal. En ese estado, los discos son más propensos a las lesiones durante las primeras horas de la mañana. Un experto en columna y autor de " Ultimate Back Fitness and Performance", Stuart McGill, sugiere evitar los ejercicios de columna intensos, como las sentadillas (squats) y el peso muerto (deadlifts), durante al menos una hora después de levantarte de la cama. McGill recomienda un calentamiento más largo para aquellos que ejercitan por la mañana.

Baja glucosa en sangre

Al despertar, tus niveles de glucosa en sangre tienden a ser bajos. Esto se debe al hecho de que has estado sin comer nada hasta por 12 horas. Realizar ejercicio con niveles bajos de glucosa en sangre puede causar hipoglucemia temporal, lo que resulta en náuseas, debilidad y sensación de desmayo. En la mayoría de los casos, esto significará que tendrás que parar tu entrenamiento. La hipoglucemia tiene una probabilidad mucho menor de ocurrir al final del día, ya que probablemente hayas comido dos o tres veces antes de ir al gimnasio. La alimentación antes de realizar ejercicio es una consideración importante si vas a ejercitarte por la mañana.

Solución

Hay algunas soluciones que pueden ser empleadas para hacer que el entrenamiento en las primeras horas de la mañana sea más seguro y eficaz. Realiza un precalentamiento más largo de lo habitual y céntrate en la movilización de tus articulaciones principales y la columna. Continúa tu calentamiento realizando progresivamente series más pesadas y alcanza tus pesos máximos de forma gradual. Si notas que algunas de tus articulaciones están rígidas en las etapas iniciales de tu entrenamiento, dedica más tiempo calentando estas áreas y sólo aumenta la intensidad de los ejercicios una vez que te sientas absolutamente listo. Asegúrate de consumir una comida o bebida rica en proteínas y carbohidratos antes del entrenamiento, para garantizar que tus niveles de glucosa en sangre no se reduzcan durante tu ejercitación y para promover el cambio del catabolismo al anabolismo.

Más galerías de fotos



Escrito por patrick dale | Traducido por maría echenique