Cómo ser convencido para hacer ejercicio

El ejercicio regular es esencial para una vida sana, pero mantenerse motivado para hacer ejercicio puede resultar difícil. Si realmente quieres mantener el rumbo y evitar dejar de estar en línea, debes encontrar constantemente maneras de convencerte a ti mismo para seguir tus metas de salud, incluso en los días en que sólo quieres quedarte sentado en casa.

Ejercita creativamente

Puede ser difícil mantener la motivación para hacer ejercicio si tienes que cambiar tu ropa, recoger tus pertenencias y conducir al gimnasio todos los días. El trabajo de preparación para ejercitar puede ser casi tan agotador y requerir tanto tiempo como el propio entrenamiento, por lo que si te falta motivación para realizar una rutina tan ardua todos los días, trata de incorporar el ejercicio en tu rutina diaria normal en su lugar. Pasea al perro, corre alrededor de tu cuadra un par de veces, haz algunas sentadillas mientras ves la televisión o toma las escaleras en tu lugar de trabajo.

Encuentra un socio

El entrenamiento con un amigo o familiar puede ayudarte a permanecer persuadido a hacer ejercicio. Hacer ejercicio con un compañero también te ayuda a mantenerte motivado para dar tu mejor rendimiento, y conduce a mejores resultados. Un entrenador personal puede ayudarte a mantenerte persuadido de esta manera, debido a que el entrenador requiere que se adhieran a un horario.

Prémiate

Las recompensas son excelentes herramientas para la persuasión y la motivación, así que determina una recompensa saludable antes de empezar a hacer ejercicio. Si te recompensas con alimentos poco saludables, puede deshacer inmediatamente la mayor parte de los beneficios obtenidos por el ejercicio, así que elige alimentos saludables o artículos no alimentarios como recompensa. Por ejemplo, recompénsate con media hora de televisión, un aperitivo o un tiempo de lectura. Lo más importante es estar siempre centrado en el mayor premio de todos: tu buena salud.

Establece metas específicas

Simplemente decirte a ti mismo que debes hacer ejercicio no te mantendrá motivado en el largo plazo. Si quieres persuadirte verdaderamente a ti mismo, establece metas específicas. Por ejemplo, designa una meta de pérdida de peso numérico o trata de esculpir áreas específicas de tu cuerpo. A continuación, dibuja un plan de acción, incluyendo ejercicios diarios, para cumplir estos objetivos. Muchos libros de ejercicios pueden ayudarte a elegir el mejor curso de acción si no puede costear un entrenador personal. Mantén un diario de tu estado físico para ayudarte a seguir tu progreso, y cambia tu rutina regular para mantenerla fresca e interesante.

Edúcate

Si de verdad quieres sentirte persuadido para hacer ejercicio, edúcate acerca de las posibles consecuencias de no hacerlo. Lee libros y artículos sobre los riesgos para la salud sorprendentes asociados con la obesidad, el sedentarismo y la mala salud en general. Puedes incluso mantener estos artículos alrededor de la casa para motivación. Por ejemplo, puedes colocar los artículos de salud en tu refrigerador para que sirvan como recordatorios constantes sobre la importancia del ejercicio regular.

Más galerías de fotos



Escrito por chris anzalone | Traducido por natalia pérez