Cómo controlar naturalmente el cabello encrespado

El cabello encrespado ocurre cuando las capas protectoras externas del los folículos capilares se levantan. Aparte de cortar el cabello, puedes combatir este problema usando productos con ingredientes naturales, los cuales se absorben mejor por el cabello que los productos sintéticos que se quedan encima de los cabellos. Con unos cuantos ajustes naturales, puedes reducir los bucles encrespados cambiando malos hábitos por buenos.

Productos naturales

Lava tu cabello con un acondicionador rico en proteínas pero lávalo con champú sólo unas cuantas veces cada semana; usa un champú libre de sulfato ya que esta sustancia seca el cabello. En casa, mezcla una taza de mayonesa con media taza de aguacate para usar como un acondicionador que combata al cabello encrespado. Otros ingredientes naturales que combaten este problema incluyen al aceite de coco, el aceite de oliva, el aceite de argán y el aceite marroquí. Escoge productos con muy poco o nada de alcohol, ya que seca tu cabello.

Cambiar hábitos negativos

Secar el cabello con una toalla para el cabello es muy agresivo. En lugar de eso, quita el exceso de agua con una toalla de microfibra o toallas de papel. Las chicas con el cabello rizado sólo deben usar un peine de dientes anchos y las chicas con el cabello lacio pueden usar un cepillo con cerdas naturales para evitar quebrarlo y motivar a los aceites naturales del cuero cabelludo a cubrir cada hebra del cabello. Esto ayuda a nutrir las puntas secas y encrespadas.

Las herramientas y el proceso

El uso constante de las herramientas calientes, como las planchas para rizar y alaciar, causan el problema del cabello encrespado. Aplica un producto protector contra el calor antes de usar estas herramientas y usa secadora sólo con un difusor. Sin embargo, deja secar tu cabello naturalmente tanto como puedas. Evita tratar excesivamente el cabello con tintes, relajantes y permanentes que motivan a las porciones externas del cabello a que se levanten y se vean encrespadas.

Más galerías de fotos



Escrito por pam goldberg smith | Traducido por yolanda adriana paulín vázquez