Cómo controlar a un adolescente

Con tantos problemas por los que preocuparte, drogas, consumo de alcohol, sexo adolescente, abandonar la escuela, los padres quieren supervisar a sus hijos adolescentes. Puedes utilizar varios métodos para averiguar lo que está pasando con tu hijo adolescente, en función de qué tanto quieras controlarlo. Comienza con las formas más tradicionales y utiliza métodos más invasivos sólo si realmente sospechas que hay un problema.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Habla con tu hijo adolescente. Pregúntale a dónde va cuando sale de la casa, cuándo volverá y con quién estará, según recomiendan los Centers for Disease Control and Prevention. Pídele que te de los números de teléfono de sus amigos y en especial de los padres de los amigos con quien pasa mucho tiempo. De vez en cuando, llama a la casa de un amigo con quien se supone que está para asegurarte de que está donde dice que estará. No te limites a aceptar la palabra de otro adolescente, habla con los padres.

  2. Mantente despierto y espera a tu hijo por la noche. De esta manera puedes escuchar acerca de su noche y si hay signos de alcohol o consumo de drogas, como ojos inyectados en sangre o problemas del habla. Además, si tienes un toque de queda para tu hijo adolescente, es más probable que esté en casa a tiempo si sabe que estarás sentado en la sala de estar esperándolo.

  3. Revisa el registro del teléfono celular de tu hijo adolescente, ya sea en la factura o en línea. Si tienes serias sospechas sobre algún número, pregúntale a quién le pertenece ese número, especialmente cuando se trata de un número que aparece a menudo. Monitorear su actividad con el celular también te permite comprobar que está utilizando el teléfono celular correctamente. Por ejemplo, deberías tener una regla de no llamadas telefónicas durante las horas de clase o en el medio de la noche, cuando debería estar durmiendo.

  4. Dile a tu hijo que descargue una aplicación en su teléfono que te permita localizar su ubicación desde tu propio teléfono. Si desactiva el GPS, hazle saber claramente cuál será el castigo, por ejemplo quitarle el teléfono o castigarlo. Esto te permitirá ver de un vistazo si está donde dijo que estaría. Si tu hijo no tiene un teléfono celular pero conduce, considera la instalación de una unidad de GPS en el automóvil para que puedas controlar sus idas y venidas desde tu ordenador personal.

  5. Considera la instalación de software en la computadora de tu hijo para controlar su actividad. Este software se conoce comúnmente como registrador de teclas, y te permitirá ver todos los mensajes de correo electrónico que está escribiendo y todo lo que está buscando en línea. Algunos ven esto como una invasión de la privacidad, así que sólo utilízalo como último recurso si estás muy preocupado.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy gleason | Traducido por martin santiago