Controlando el comportamiento impulsivo en niños

Enfocarse en las tareas, estar tranquilo en la iglesia, quedarse quieto y sentado en el bus - no son comportamientos naturales de los niños. La razón es la falta de control de los impulsos en los niños pequeños. El control de los impulsos tiene lugar principalmente en los lóbulos frontales del cerebro, que las personas no desarrollan completamente hasta que llegan a los 20 años. Por lo tanto, es responsabilidad de los padres regular el comportamiento impulsivo de los niños.

Los caminos equivocados


Así como controlarse a sí mismo no es natural para un niño, saber cómo controlar los impulsos de un niño tampoco es natural para un padre.

Así como controlarse a sí mismo no es natural para un niño, saber cómo controlar los impulsos de un niño tampoco es natural para un padre. El resultado viene en forma de fracaso tras fracaso al querer controlar la mala conducta de un niño. Los errores comunes incluyen asumir que el niño va a crecer de una fase de mala conducta; juzgar mal al niño con una enfermedad mental, como el trastorno de hiperactividad con déficit de atención, culpar a los demás, al igual que los maestros, por no enseñar el autocontrol, y darle una mayor independencia infantil, que puede ser contraproducente, haciendo que el niño sea aún más impulsivo.

Jugar (Simon Says) Simón dice


David Riley, profesor de estudios sobre la familia y el desarrollo humano, afirma en su libro "Desarrollo social y emocional" que el juego Simon Says es tan beneficioso entre las familias por la razón que ayuda a entrenar el control del impulso en los niños.

David Riley, profesor de estudios sobre la familia y el desarrollo humano, afirma en su libro "Desarrollo social y emocional" que el juego Simon Says es tan beneficioso entre las familias por la razón que ayuda a entrenar el control del impulso en los niños. Cuando los padres juegan Simón dice con sus hijos, le están dando un mensaje claro: "Tú, hijo, tiene control sobre su cuerpo y sus acciones." De esta manera, juegos como Simón dice y (Green Light Red Light) Luz verde luz roja, hacen que los niños entrenen directamente su habilidad de auto-regulación. Cuando la madre dice "luz roja", los niños saben que pueden parar, a pesar de que su verdadero objetivo es seguir avanzando.

Enseñanza del manejo emocional


Dado que el comportamiento más inapropiado en los niños se debe a emociones fuertes y no manejadas, enseñarles a los niños cómo manejar las emociones, puede cortar de raíz al mal comportamiento.

Dado que el comportamiento más inapropiado en los niños se debe a emociones fuertes y no manejadas, enseñarles a los niños cómo manejar las emociones, puede cortar de raíz al mal comportamiento. El manejo emocional es una habilidad que les permite a los niños a reconocer sus emociones antes de actuar sobre ellos. Una lección de manejo emocional debe entrenar a un niño a detenerse y pensar acerca de las emociones antes de actuar sobre ellos. Un ejemplo de una manera de ayudar a tus hijos a entrenar esta habilidad son los juegos de rol. Crea una situación que inspirará emociones negativas, como la ira o los celos, de tu hijo y, luego, hablar a través de la situación con tu hijo, ayudándole a reconocer sus emociones. Para los niños más jóvenes, discutir la emoción puede llegar a ser difícil, en esta situación, los padres deben considerar decirle a sus hijos a que tomen un tiempo fuera y respiren profundamente antes de actuar. A través de juegos de rol, entrenas a tu hijo a controlarse a sí mismo en situaciones que pueden resultar frecuentemente en conductas impulsivas, como al compartir de juguetes o actividades de trabajo en equipo.

Poniendo expectaciones


En muchos de los problemas con el comportamiento impulsivo, pudieran ser los padres los que tienen la culpa.

En muchos de los problemas con el comportamiento impulsivo, pudieran ser los padres los que tienen la culpa. Los padres que establecen límites claros, explican las razones de esos límites y actúan en consecuencia amenazadas por romper esos límites tienden a criar a sus hijos con un mejor auto-control. Los padres deben establecer límites en términos claros y que sus hijos repitan esos límites para asegurar la comprensión. Aunque, los límites deben ser razonables, para que los niños puedan entender por qué los límites son necesarios. Por ejemplo, un niño que pregunta a su madre por qué no puede salir a jugar solo en la noche, será más probable que siga esta regla si ella sabe que es por su propia seguridad, un niño que simplemente recibe la respuesta "porque yo lo digo" tiene menos razones para seguir esta regla. Finalmente, los padres no deben descartar las infracciones de las normas, ya que al hacerlo da a los niños mensajes contradictorios. Los padres deben reiterar la regla al rompedor de reglas y dar una respuesta adecuada, y el castigo pertinente no violento, tales como las restricciones de privilegios para salir a la calle a los niños que violan el toque de queda.

Más galerías de fotos



Escrito por damon verial | Traducido por adrian tobon