Cómo hacer un contrato de comportamiento para adolescentes

Entre la preparación para la universidad, la participación en actividades extracurriculares y en general disfrutar de la vida como un adolescente, tu hijo no debería tener tiempo para problemas. Sin embargo, él probablemente no sea perfecto, lo que significa que puede que te encuentres preguntándote dónde está tu dulce niño cuando desaparece de vez en cuando. Prevenir conductas no deseadas a través de un contrato de comportamiento es algo a considerar. Este contrato es un acuerdo escrito entre tú y tu hijo que describe qué comportamiento es aceptable, previsto y acordado de antemano.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Decide qué reglas son apropiadas para tu hijo. Ten en cuenta que las reglas que se incluyen en el contrato de comportamiento pueden ser diferente según la edad. Las reglas que impones a un adolescente de 14 años pueden no ser necesariamente apropiadas para un joven de 17. Por ejemplo, es posible que no quieras que tu hijo de 14 años de edad tenga citas, pero a los 17 años la regla puede no aplicar.

  2. Involucra a tu hijo en el proceso de crear un contrato de comportamiento, informa Marcos Kichler, padre y presidente de KidsContracts Inc. para la familia Disney. Cuando tu hijo siente que tiene algo que de acuerdo a la equidad y la igualdad de las reglas, es más probable que vea al contrato de comportamiento razonable y digno de ser cumplido.

  3. Anota o escribe una lista de las reglas que decidas que son apropiados para tu hijo. De acuerdo una publicación de un Departamento de Escuelas Públicas del Condado de Fairfax de Servicios Especiales, esta lista debe ser lo más específica posible con el fin de eliminar la confusión y la falta de comunicación. Por ejemplo, si no quieres que tu hijo permita que un montón de otros niños suban a su coche cuando está conduciendo, indica el número máximo de pasajeros que está permitido tener. Ella podría considerar que el máximo es igual a la cantidad de cinturones de seguridad y tú podrías considerar que el máximo es un pasajero adicional.

  4. Incluye una sección sobre el contrato de comportamiento que define las consecuencias que tu hijo enfrentará si decide no cumplir con las normas sobre el contrato y los privilegios que tendrá de atenerse a las reglas, informa la publicación del Departamento de Servicios Especiales. Por ejemplo, si utilizas la penitencia como castigo por romper las reglas, que el contrato incluya la cantidad de tiempo que tus hijos adolescentes pueden esperar ser castigados. Además, también se pueden incluir los privilegios por no romper las reglas, como un toque de queda extendido el de fin de semana.

  5. Lee tu contrato de comportamiento con tu hijo. Una vez que las condiciones del contrato sean aceptables para ambas partes, tú y tu hijo deben firmar y fechar el contrato y guardar una copia para sus archivos, informa Kichler.

  6. Considera agregar una cláusula al contrato de conducta que establezca que las reglas pueden ser negociadas o cambiadas en un momento determinado, asesora la página del Departamento de Servicios Especiales. Por ejemplo, se puede acceder a renegociar el contrato en el cumpleaños de tu hijo para actualizar las normas o puedes aceptar renegociar el contrato si se las arregla para cumplir con todas las reglas por un período de tiempo específico.

Más galerías de fotos



Escrito por tiffany raiford | Traducido por natalia pérez