Cómo ser un contragolpeador en tenis

Jugar al tenis implica más que simplemente golpear bolas sobre una red. Todo el mundo desarrolla un estilo de juego con el tiempo, en base al tipo de juego al que pretendan jugar más. Los cuatro estilos son servir y volea, línea base agresivo, contragolpeador y jugador de campo completo. El contragolpeador consigue las devoluciones, normalmente ganando puntos esperando a que el oponente cometa un error. Los contragolpeadores frustran notoriamente a sus oponentes, que siempre intentan pensar en planes para vencerles. Si escuchas a alguien describirte como "pizarra", has alcanzado tu meta de ser un contragolpeador.

Correr

El modo en que los contragolpeadores devuelven todo es correr por cada bola, sin importar lo lejos que llegue. Necesitas poder correr a por una bola desde la esquina lateral de empate para un tiro a la esquina o la esquina del lado opuesto tanto tiempo como requiera ganar el punto. Haz entrenamiento cruzado corriendo y practicando movimientos de lado a lado. El taladro lateral ayuda. Ponte fuera de la línea de dobles y del paso lateral en el campo. Una vez que cruces la línea de solos, invierte la dirección, y vuelve a la de dobles. Repite de 10 a 20 segundos. Practica también la carrera corta hacia adelante desde la zona de dobles a la de solos; invierte y vuelve a dobles. Aparte de correr de lado a lado, los golpeadores necesitan correr arriba y abajo.

Sé consistente

Los contragolpeadores no suelen alejar la bola. Siguen consiguiéndola para sus oponentes y esperan a que estos cometan errores. Por tanto, la consistencia es un requerimiento para ser un contragolpeador. Para ser consistente, necesitas comprender dónde está tu zona de golpeo (dónde estás en relación a la bola que te permite contactar con ella donde quieres golpearla. La clave es posicionarte entonces de modo que estés todo lo posible en tu zona de golpeo. Necesitas desarrollar buenas pisadas para hacer eso. Separa el paso (da un pequeño salto en el aire) justo cuando tu oponente golpee la bola para saber en qué dirección correr. Sueles necesitar tomar grandes pasos explosivos para llegar a la bola y después pequeños pasos para hacer los ajustes necesarios.

Posición de campo y selección de tiro

Los contragolpeadores suelen retirarse a la línea base para recuperar tiros en vez de entrar e intentar alejar la bola. Y típicamente tampoco hacen tiros agresivos desde ahí. Pero intentan mantener la bola más intensa para evitar que sus oponentes se vuelvan demasiado agresivos. Consiguen eso golpeando con pesadez, cortando la bola con intensidad o lanzando alto contra un servicio agresivo y jugadores de volea. Es difícil para un oponente atacar a cualquiera de estos tiros. El único momento en el que un contragolpeador pega fuerte y con ritmo es como reacción a los tiros fuertes y rápidos de un oponente.

Buenas habilidades de resistencia

Los contragolpeadores están preparados para salir al campo el tiempo que haga falta para ganar. Siempre están listos para poner una bola más en juego. Eso requiere resistencia y habilidades de adrenalina. Haz algún tipo de entrenamiento aeróbico de tres a cuatro veces por semana. Pero debido a que el tenis implica puntos que sólo duran entre 10 y 30 segundos, incorpora entrenamiento de intervalo (movimientos cortos e intensos seguidos por periodos de descanso más largos) en tu rutina de entrenamiento al menos una vez por semana.

Más galerías de fotos



Escrito por laura agadoni | Traducido por natalia navarro