¿Qué contiene realmente un Caramel Frapuccino?

La composición del Frappuccino.

Leer la etiqueta nutricional, a estas alturas, debería ser natural para ti, al igual que frenar en una señal de "PARE". En general, debes mirar a ambos lados - o más bien el contenido de calorías, grasas y carbohidratos - antes de avanzar. Pero lo que la etiqueta no te especifica es que hay más de lo que parece a simple vista, y, a veces, incluso los ingredientes más simples pueden ser los más complicados. Por eso pedimos a los mejores expertos que estudien lo bueno y lo malo de esas cosas simples con las que alimentamos nuestro cuerpo, además de la forma en que pueden afectar a nuestra salud. Esta semana tendremos en el banquillo a... EL SOSPECHOSO: el Frappuccino Blended Caramel de Starbucks LOS DETECTIVES: Mira y Jayson Calton, Ph.D., un equipo de marido y mujer, cuyo último libro "Rich Food, Poor Food (Alimentos ricos, mala comida)", es la continuación de su libro más vendido "Naked Calories (Calorías al desnudo)". INFORMACIÓN NUTRICIONAL: (para una taza de 20 onzas, o Venti) 510 calorías, 17g de grasa, 84g de carbohidratos, 81g de azúcar y 6g de proteínas. INGREDIENTES: base de Frappuccino, salsa de caramelo, jarabe de caramelo, hielo, crema batida.

En la mira...

1. Base de Frappuccino: Esta mezcla especial contiene azúcar, agua, sabor natural y artificial, sorbato de potasio, ácido cítrico (No te dejes engañar, este sabor cítrico se realiza casi exclusivamente a partir de maíz modificado genéticamente), color caramelo (más sobre esto más adelante), y goma de xantano (un agente espesante). Hay cafeína ahí también (aproximadamente 130 mg). La buena noticia es que el café es la fuente de antioxidantes número uno en la dieta de los EE.UU. Cuenta con 300 % más de antioxidantes que combaten las enfermedades que el té negro y 3,333% más que una manzana. A pesar de todos estos beneficios de salud, el café puede seguir siendo el producto alimenticio más intensamente tratado químicamente en el mundo. La compra de café orgánico reduce el uso de fertilizantes sintéticos dañinos y ayuda a mantener el suministro de agua limpia, pero por desgracia estos Frappuccinos no se hacen con materia orgánica. Por alguna razón, Starbucks dejó de ofrecer productos orgánicos como una opción.

2. Salsa de caramelo: Si alguna vez has hecho caramelo tú mismo, ya sabes que está compuesto por sólo tres ingredientes: crema de leche batida, mantequilla y azúcar. Pero eso es demasiado costoso producirlo masivamente. Es mucho más barato hacer una salsa viscosa y más dulce con jarabe de maíz, jarabe de maíz alto en fructosa, azúcar, mantequilla, crema, agua, leche en polvo sin grasa, sabor natural, monoglicéridos y diglicéridos, sorbato de potasio, lecitina de soja, y bicarbonato de sodio. El elemento clave para tener cuidado aquí, además del jarabe de maíz de alta fructosa (una de las principales causas de la epidemia de obesidad en Estados Unidos), son los aditivos llamados monoglicéridos y diglicéridos, que se etiquetan como emulsionantes, pero son realmente los ácidos grasos trans encubiertos (normalmente indicados como lípidos, es decir, grasas). Este juego de nombres permite que los alimentos que contienen estos ácidos - asociados con enfermedades del corazón, derrames cerebrales, obesidad y diabetes - se comercialicen como "0% grasas trans".

3. Jarabe de caramelo: Sorprendentemente, aquí hay más azúcar - además de más agua, saborizante natural y artificial, sorbato de potasio, ácido cítrico (¡más maíz!), y colorante de caramelo. Este colorante no es sólo un tinte típico. El agente colorante contiene 2-metilimidazol y 4-metilimidazol, dos contaminantes que también se encuentran en la cerveza y, en el peor de todos, en refrescos de cola. Este agente colorante nocivo se ha vinculado con el cáncer de pulmón, de hígado, y de tiroides.

4. Crema batida: Parece blanca, ¿verdad? De hecho, hay colorante de caramelo en ella, así como crema de leche y jarabe de vainilla, que a su vez se compone de azúcar, agua, saborizantes naturales, sorbato de potasio y el ácido cítrico. Por si fuera poco, esta porción de crema batida es responsable de más del 25% de las calorías totales de esta bebida.

5. Azúcar: Con 81 gramos de azúcar, beber un Blended Caramel Frappuccino Venti de Starbucks te dará la misma cantidad de azúcar equivalente a: un barra Kit Kat completa (22 g), una bolsa completa de M&M de cacahuates (25 g), una caja entera de Milk Duds (27 g), y cuatro Gobstoppers Everlasting (7g). ¿Cuándo fue la última vez que comiste todos esos dulces de una sola vez? Debido a que el azúcar refinada no tiene ningún mineral propio, cuando el cuerpo trata de procesarla, lo que realmente obtiene son los micronutrientes esenciales que ya están en tu cuerpo para ser digeridos. Además, el azúcar compite con la vitamina C para entrar en tus células, lo que significa que bloquea la vía de la C, que es la que estimula tu sistema inmunológico. También inhibe la absorción de calcio y magnesio, así como promueve la adicción, por lo que es muy probable que te sientas insatisfecho después de haber bebido el último sorbo.

El veredicto: Culpable.

La sentencia: Para una mejor bebida por la tarde, considera pedir una taza normal de café con crema o leche (desnatada, entera, de almendra o de coco). La capacidad de resistencia de la proteína y la riqueza de la grasa te ayudará a resistir tus antojos más tarde, y hará que sea menos susceptible a los pasteles deliciosos (¡calorías extra!) al costado de la caja registradora.

Foto: Images From iStock and Getty Images

Más galerías de fotos



Escrito por cristina goyanes
Traducido por sofia loffreda