Contenido de sodio en los tomates frescos

Sin sodio no trabajarían tus nervios y músculos. El sodio también regula la cantidad de agua en tu cuerpo, que es esencial para tu salud. Cuando consumes demasiado sodio, el agua permanece en tu cuerpo y la presión arterial se incrementa. Comer muchas verduras frescas, incluyendo los tomates, es una gran manera de reducir tu consumo de sodio.

Sodio en los tomates


Para que los alimentos califiquen como libres de sodio deben tener menos de 5 miligramos.

Un tomate grande, rojo, crudo, el cual equivale a aproximadamente 1 taza de tomate picado, sólo tiene 9 miligramos de sodio. Para que los alimentos califiquen como libres de sodio, deben tener menos de 5 miligramos de sodio en una porción, según la Colorado State University Extension. Mientras que un tomate entero no está libre de sodio, una rebanada de tomate rojo mediano califica porque sólo contiene 1 mg de sodio. Los tomates amarillos y verdes tienen un poco más, pero no una cantidad significativa. Una media rebanada de tomate verde tiene 3 miligramos de sodio y una rebanada de tomate crudo, amarillo 5 miligramos.

Recomendaciones de sodio


Trata de hacer un seguimiento de tu consumo por unos días.

Trata de hacer el seguimiento de tu consumo de sodio por unos días. Si eres como la mayoría de los estadounidenses, probablemente consumes más de lo que te das cuenta. En septiembre de 2012, el "American Journal of Clinical Nutrition" informó que el 90 por ciento de los estadounidenses consumen más de el consumo tolerable. La ingesta diaria recomendada de sodio es de 1.500 miligramos, según el Instituto de medicina. La ingesta tolerable superior, que es los cantidad máxima que los adultos saludables deben comer en un día, es de 2.300 miligramos. El nivel superior se basa en limitar el riesgo de hipertensión arterial, lo que significa que puede ser inferior a 2.300 miligramos si tienes hipertensión, diabetes o enfermedad renal.

Otros productos de tomate


A la mayoría de los productos a base de tomate se les añade sal en el proceso, lo cual incrementa el nivel de sodio.

Si asocias tomates con sodio alto, probablemente es debido a productos a base de tomate, porque se añade sal durante el proceso. Una taza de sopa de tomate tiene 471 miligramos, mientras que la misma porción de jugo de tomate contiene 654 miligramos de sodio. Una taza de salsa de tomate enlatada suministra casi la recomendación de un día entero. La extremadamente alta cantidad de sodio que obtendrá de sólo 1 taza de productos derivados del tomate diferentes ilustra los beneficios de usar tomates frescos para hacer tus propias salsas o comprar marcas de bajo contenido de sodio.

Agrega tomates para reducir el sodio


Encuentra maneras de agregar tomates a tu dieta.

Los Centers for Disease Control and Prevention señalan que la hipertensión es un factor de riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular, que son las primera y tercera causas de muerte en Estados Unidos. Encontrar maneras de agregar los tomates a tu dieta es una buena manera de añadir algún relleno a granel, sabor y nutrientes, reduciendo también el sodio. Ve más allá de poner rodajas de tomate en sándwiches y ensaladas. Utilízalos para reemplazar la salsa de tomate. Agrégalos al arroz integral o has un sándwich de tomate y queso de soya. Tomates, ajo y un chorrito de aceite de oliva son geniales en la pasta cocida. Mezcla tomates enteros con una mezcla de quinua, champiñones, cebolla y albahaca.

Más galerías de fotos



Escrito por sandi busch | Traducido por marco jiménez