Contenido nutricional de las ortigas

Las ortigas (stinging nettles) padecen un problema de percepción, consumir algo cuyo nombre deriva de "urticante" no suena como una buena idea. Los pelos finos de esta planta pueden irritar la piel si se manipula sin guantes, y hay incluso un concurso de comer ortigas para probar el umbral de dolor del concursante. Sin embargo, la preparación de ortigas para consumirlas sin dolor bien vale la pena el esfuerzo: esta hortaliza verde ofrece un excelente valor nutricional. Por supuesto, consulta con un médico antes de usarla para tratar cualquier enfermedad.

Nutrición básica

Una porción de 1 taza de ortigas blanqueadas contiene 37 calorías y 0,1 gramos de grasas. Basados en una dieta de 2.000 calorías, una comida regular debe contener aproximadamente 550 calorías, calculando tres comidas y dos meriendas, así que para lograr una comida balanceada en ese rango de calorías, considera la posibilidad de servir una porción de ortigas con una proteína, tal como pescado, pollo o pavo, junto con un cereal nutritivo o almidón vegetal. La ortiga proporciona pocos hidratos de carbono y una pequeña cantidad de proteínas también. Una taza contiene 6,6 gr de hidratos de carbono y 2,4 gr de proteína. Asegúrate de complementar tu dieta con alimentos ricos en proteínas y carbohidratos para cubrir sus objetivos nutricionales, por lo general 130 gr de hidratos de carbono y de 46 a 56 gr de proteína.

Minerales

La ortiga aporta hierro, cada porción de 1 taza contiene 7,7 a 17,5 por ciento de la ingesta diaria recomendada, dependiendo de tus necesidades nutricionales. Tu médico puede indicarte consumir más alimentos ricos en hierro, como las ortigas, para combatir la anemia o los trastornos de hiperactividad y déficit de atención. El contenido de calcio de las ortigas es también significativo: 1 taza proporciona del 32,9 al 42,8 por ciento de la cantidad que necesitas diariamente. El calcio fortalece los dientes y huesos, y también puede reducir los síntomas del síndrome premenstrual, evitando los dolores de cabeza, los cambios de humor y la distensión abdominal.

Vitaminas

Incluir ortiga en tu dieta aumenta enormemente tu vitamina A. Una porción de 1 taza contiene 1.790 UI de esta vitamina, casi tres veces la cantidad que necesitas en un solo día. La vitamina D trabaja con el calcio para fortalecer los huesos y dientes, aunque su función principal en el cuerpo es normalizar la cantidad de calcio y fósforo en la sangre. El cuerpo es capaz de almacenar la cantidad extra de vitamina A, por lo que las vitaminas adicionales que se consumen no se desperdician. Las ortigas también son una excelente fuente de vitamina K, una vitamina que necesita el cuerpo para la coagulación de la sangre. Cada porción de 1 taza contiene del 369 al 493 por ciento de la ingesta diaria recomendada. Al igual que con la vitamina D, tu cuerpo puede almacenar vitamina K para su uso posterior.

Beneficios

La ortiga tiene una larga historia de uso como diurético y para el tratamiento del dolor articular. La incorporación de ortigas en la dieta ayuda a que las glándulas suprarrenales y los riñones estén sanos, animando al cuerpo a expulsar las toxinas y reaccionar al estrés de una manera positiva. Comer ortigas también te puede ofrecer un alivio a las alergias de temporada, según un artículo de mayo de 2006 en el "New Life Journal". Muchas personas usan la ortiga para hacer té, tomándolo para diferentes enfermedades, incluyendo los problemas respiratorios y urinarios, la diabetes y para protegerse contra los cálculos renales, así como para acelerar la cicatrización de heridas. Sin embargo, no hay evidencia científica que confirme estos usos.

Más galerías de fotos



Escrito por nicki wolf | Traducido por frances criquet