Consumo de sal recomendada para la insuficiencia cardíaca congestiva

La insuficiencia cardíaca congestiva es una condición en la que el corazón es incapaz de funcionar normalmente. Puedes experimentar síntomas tales como dificultad para respirar, retención de líquidos en el estómago, tobillos y piernas, aumento de peso, aumento de la fatiga, necesidad frecuente de orinar durante la noche, confusión y un ritmo cardíaco irregular. Tendrás que hacerte una prueba de corazón para el diagnóstico. El tratamiento con medicamento es a menudo necesario, así como una dieta baja en sal para controlar los síntomas de la insuficiencia cardíaca congestiva.

Consumo diario de sal

La cantidad de sal que consumes a diario es una parte importante del control de la insuficiencia cardíaca congestiva. Tu objetivo deben ser 2,000 miligramos o menos de sal por día. Para poner esto en perspectiva, 1 cucharadita de sal es igual a 2,300 miligramos. Este objetivo incluye todos los alimentos que comes, el sodio en cualquiera de tus bebidas, así como cualquier sal que agregas al cocinar o al comer.

Lectura de etiquetas

La lectura de las etiquetas de información nutricional de los alimentos que comes puede ayudarte a limitar la sal en la dieta. Comprueba el tamaño de la porción de la comida y la cantidad que se incluye de sal o sodio por porción. La lista de ingredientes también es importante, ya que otros términos pueden ser utilizados para la sal, tales como bicarbonato de sodio, nitrato de sodio, citrato de sodio, glutamato monosódico y benzoato de sodio. Bajo en sodio, libre de sodio o reducidas en sodio son términos comunes que puedes ver en las etiquetas de los alimentos. De acuerdo con la American Heart Association, un alimento bajo en sodio deben tener 140 miligramos o menos de sal por porción, un alimento libre de sodio debe contener menos de 5 miligramos de sal por porción y un alimento reducido en sodio deben tener por lo menos 25 por ciento menos sal que el alimento regular.

Alimentos para motivar

Mientras que una dieta baja en sal puede parecer difícil, se pueden incorporar muchos alimentos a tu dieta. Elige cortes magros de carne, pollo y pescado que no se conservan en sal. Los fríjoles cocidos en agua, como las judías o fríjoles negros, son buenas opciones de proteínas. Bebe leche baja en grasa, agua, jugo, café y té. Incorpora pasta de grano entero, arroz, cereales y pan con las comidas. Elige frutas y verduras frescas. Los productos congelados son también una opción, siempre que no se recubran con una salsa salada por ejemplo de queso. Si comes comidas congeladas, lee las etiquetas y compra productos con menos de 600 miligramos de sal por cada comida. Los bocadillos pueden ser parte de tu dieta, pero compra versiones sin sal o bajas en sal. Por último, no le quites el sabor a tus comidas - sustituye la sal con hierbas frescas o pimienta .

Alimentos que evitar

Cumplir la meta de la dieta baja en sal puede lograrse limitando los alimentos con mucha sal. Evita los alimentos enlatados, congelados y envasados ​​conservados con sal. No agregues sal cuando estás en la mesa o al cocinar. Evita los refrigerios salados como las papas fritas y galletas saladas. Lee las etiquetas de las carnes para asegurarte de que no agregaron más sal durante la preparación. Cuando comas fuera, pregunta por el contenido de sal de los alimentos en el menú y pide salsas o aderezos para ensalada por separado. La comida rápida tiene a menudo una gran cantidad de sal, así que evita las hamburguesas y papas fritas en tu dieta baja en sal.

Más galerías de fotos



Escrito por stacey phillips | Traducido por esteban arenas