¿Puede el consumo de sal afectar la presión arterial inmediatamente?

La sal de mesa comercial se compone principalmente de cloruro de sodio, un compuesto mineral de electrolito que afecta directamente la presión arterial humana. Cuando consumes sal, se disuelve en el líquido de alimentos y líquidos del estómago y tu cuerpo absorbe los minerales cuando llegan a tu intestino delgado. El tiempo digestivo depende de lo bien que hayas comido y con qué rapidez el estómago vacía el contenido de alimentos en el colon. En ese momento, el elemento sodio cumple su función metabólica en el equilibrio de líquidos, aumentando de inmediato tu presión arterial como efecto secundario.

Efectos a corto plazo

Tan pronto como el sodio entra en el torrente sanguíneo desde el intestino, cambia tu equilibrio de electrolitos, lo que provoca un cambio en los fluidos corporales. Los líquidos salen de las células y los espacios intercelulares y se mueven en la sangre, para ayudar a restaurar la relación de los minerales de electrolitos al fluido corporal necesario para la homeostasis. El volumen adicional que fluye a través de los vasos sanguíneos ejerce una mayor fuerza de presión y empuja la sangre hacia arriba.

Regulación del riñón

Al mismo tiempo, el sistema cardiovascular indica a los riñones para eliminar más sodio del cuerpo. Lo hace mediante la excreción de orina o mediante el aumento de la concentración de sodio en la orina. Un cuerpo sano lleva a cabo esta función diaria cuando la ingesta de sodio y potasio permanece dentro de un cierto rango. El potasio, otro mineral electrolito, reduce los efectos del sodio sobre la migración de fluidos.

Alto consumo de sal

La mayoría de los estadounidenses no controlan su ingesta de sal a consumir menores cantidades de sodio que de potasio en sus dietas. Dependiendo de la edad y la salud del corazón, el Institute of Medicine estima que de 1.500 mg a 2.300 mg de sodio contra 4700 mg de potasio es una relación dietética adecuada. La ingesta promedio de sodio superan las recomendaciones de 3.300 mg por día, mientras que en la ingesta de potasio se quedan cortos con 2.600 mg por día. Esta relación inversa exacerba los efectos del alto sodio, que se generan principalmente por comer mucha comida salada. El U.S. Department of Agriculture atribuye este consumo excesivo a la prevalencia de los alimentos procesados ​​en la dieta estadounidense.

Significado

Los cambios a corto plazo en la presión arterial con el tiempo se vuelven crónicos. Si persiste en una dieta alta en sodio, la presión arterial se mantiene alta debido a que los riñones ya no pueden procesar la cantidad excesiva de minerales. Como resultado, el corazón, las arterias y los riñones pueden sufrir daños por el estrés añadido. La hipertensión arterial requiere tratamiento médico permanente. También es un factor de riesgo para el ataque cardiaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por gabriela nungaray