Cómo consumir vegetales en el desayuno

Las verduras deben tener un papel protagonista en tu plan de alimentación saludable, ya que están repletas de fibra y vitaminas y minerales como la vitamina C y el ácido fólico esencial. No siempre se incluyen en el desayuno, sin embargo, eso no significa que no puedan tener un lugar más prominente en la comida de la mañana. Hay muchas maneras de agregar verduras al desayuno, y ello hará que comiences con el pie derecho para comer la cantidad recomendada de dos a tres tazas de verduras que necesitas todos los días.

Mejora el sabor de tus huevos

Si los huevos aparecen en tu desayuno, es bastante simple aumentar tanto el sabor como la nutrición agregando vegetales. Mezcla cebolla o jalapeños cortados en cubitos en los huevos a medida que los revuelves, o tritura espinacas frescas o col rizada en el plato de la derecha antes de cocinar los huevos. Coloca capas de aguacate fresco en un huevo frito o revuelto para aumentar tu consumo de potasio, un nutriente que ayuda a mantener la presión arterial normal. Los tomates, pimientos dulces, cebollín, calabacín o chiles verdes son verduras adicionales que combinan bien con el sabor de los huevos.

Hazte un súper sándwich

Si disfrutas del sándwich de huevo o carne en el desayuno, toma solamente un minuto o dos para añadir también una buena cantidad de verduras frescas. Añade ​​pimientos rojos asados a un sándwich de huevo y queso o agrega una rodaja de tomate espesa y cebolla picada a un sándwich de tocineta de pavo o de salchicha magra. Coloca espárragos cocidos en capas en el sándwich del desayuno para agregar un refuerzo de fibra, lo que favorece la digestión saludable. Las coles, tomates secos al sol y la calabaza son verduras adicionales que puedes experimentar con el sándwich del desayuno.

Picadillo

Prepara un sartén de picadillo como una forma sabrosa y sencilla de incorporar verduras en tu desayuno. Comienza con las papas, que son una buena fuente de potasio, fibra y vitamina C. Agrega tus verduras favoritas, como la cebolla, ajo, zanahorias, apio, champiñones o pimientos, cada una de las cuales son una buena fuente de vitamina C y fibra. Piensa fuera de la caja agregando judías verdes, remolacha, corazones de alcachofa, col china o coles de Bruselas. Sirve el picadillo con un huevos revueltos para añadir un poco de proteína a la comida.

Algunas ideas más creativas

Agrega puré de verduras como de batatas o calabaza, a los panqueques o waffles caseros. Esto agregará verduras a tu comida, y probablemente no notes un cambio enorme en sabor. Usa puré de vegetales en un batido como otra idea. No tienes que atenerte a los alimentos tradicionales del desayuno. Cómete una ensalada de hojas verdes con un huevo duro rallado y carne blanca de pollo para una comida rica en potasio, fibra, proteínas y vitamina A. Incluso la berenjena parmesana de anoche puede representar un desayuno saludable. Toma un vaso de 100% jugo de verduras bajo en sodio como otra idea rápida.

Más galerías de fotos



Escrito por sara ipatenco | Traducido por mary gomez