¿Puedo consumir semillas de chía durante la lactancia?

Las semillas de chía provienen de Salvia columbariae, una planta del desierto y miembro de la familia de la menta. Aunque puedes haber visto brotes de chía en los Chia Pets, la semilla es la parte nutricional de la planta. Las semillas de chía son ricas en proteínas, fibra y ácidos grasos omega 3. Aunque se consideran seguras de consumir para la mayoría de la gente, habla con tu profesional de la salud antes de modificar tu dieta durante la lactancia.

Cómo usar las semillas de chía

La dosis diaria recomendada de semillas de chía es 2 cucharadas. Las semillas se pueden mezclar en batidos o rociarse en la parte superior de la mayoría de los alimentos, incluyendo cereales, yogur, avena y sopa. También puedes crear un gel con semillas de chía que se puede comerse solo o mezclado en productos horneados y cocidos. Mezcla 2 cucharadas de las semillas de chía con 1 taza de agua. Deja que la mezcla repose durante 30 minutos o hasta que se forme un gel.

Fibra dietética

Los cambios hormonales que se producen durante y después del embarazo pueden causar problemas digestivos y estreñimiento. Los alimentos ricos en fibra pueden ayudar a aliviar los problemas digestivos y ablandar las heces. La fibra de las semillas de chía también ralentiza el proceso de la digestión y ayuda a sentirse lleno durante más tiempo. Las semillas de chía proporcionan 8 g de fibra dietética por una porción de 2 cucharadas.

Proteína

Las mujeres necesitan más proteínas durante la lactancia para ayudar en el crecimiento de su bebé y el desarrollo del cerebro. La Ohio State University Extension recomienda aproximadamente 70 g de proteína por día para la lactancia materna. El consumo de las semillas de chía en forma regular puede ayudarte a alcanzar la cantidad diaria recomendada de proteínas.

Ácidos grasos omega 3

Los ácidos grasos omega 3 se encuentran en los pescados grasos, alimentos enriquecidos, frutos secos y aceite de oliva. Las semillas de chía proporcionan una buena dosis de ácidos grasos omega 3, que apoya a los ojos de tu bebé y el desarrollo del cerebro durante el embarazo y durante la lactancia. Las madres lactantes deben consumir al menos 200 mg de DHA, ácidos grasos omega 3 o ácido docosahexaenoico cada día. Dos cucharadas de semillas de chía contienen 3000 mg de ácidos grasos omega 3.

Consideraciones

Incluir las semillas de chía como parte de una dieta equilibrada puede ayudar a satisfacer tus necesidades nutricionales y de tu bebé durante la lactancia. Las reacciones alérgicas que van desde leves a reacciones anafilácticas pueden ocurrir cuando se consumen las semillas de chía. Consulta a tu médico antes de consumir las semillas, especialmente si eres alérgico a otros tipos de frutos secos o semillas.

Más galerías de fotos



Escrito por adrienne weeks | Traducido por verónica sánchez fang