Cómo consumir el gengibre para la salud

El jengibre es una hierba picante que se ha utilizado terapéuticamente durante cientos de años en múltiples culturas, incluyendo la medicina alterativa china y árabe, y prometiendo tratar una variedad de enfermedades, incluyendo la artritis, la diarrea, las náuseas y los dolores de cabeza, según University of Maryland Medical Center. Aunque algunas de estas aplicaciones no han sido comprobadas científicamente, el jengibre ahora es beneficioso para la salud, en particular para tratar la diarrea y las náuseas. También puede contribuir a reducir la inflamación en el cuerpo. El jengibre puede incorporarse en las recetas, preparado en té, o tomado como suplemento oral dependiendo de tu preferencia personal.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Raíz de gengibre

Instrucciones

  1. Incorpora pequeñas cantidades de jengibre en platillos mezclados y vegetales salteados. Utiliza en jengibre en cantidades bajas; The University of Maryland Medical Center no recomienda consumir más de 4 g de jengibre diarios, pero investigaciones llevadas a cabo por científicos estadounidenses han descubierto que 2 g de raíz de jengibre diario pueden aliviar el dolor muscular, de acuerdo con DailyMail.co.uk.

  2. Disfruta pequeñas cantidades de jengibre a través de los productos de ésta raíz cómo el ginger ale y el pan de jengibre. Aunque estos alimentos a menudo representan un 0,5 % o menos del jengibre real, de acuerdo con la University of Maryland Medical Center, pueden proporcionar pequeñas cantidades de jengibre que pueden ser beneficiosos para tu salud.

  3. Remoja 2 cucharaditas de jengibre rayado durante unos minutos en una taza de agua caliente. Usa miel para endulzarlo. Esto puede utilizarse para tratar una serie de enfermedades, incluyendo lo síntomas de la gripe y el resfriado y los cólicos menstruales. Consume esta bebida hasta tres veces al día.

  4. Consume 1 g de jengibre en polvo cuatro veces al día para ayudar a prevenir el vómito.

Más galerías de fotos



Escrito por jonathan croswell | Traducido por mayra nava