¿Qué puedo hacer si consumí mucha fibra y ahora tengo dolor?

Incluir fibra dietaria en tu dieta te da varios beneficios para tu salud, incluyendo una reducción del colesterol, estabilización de los niveles de glucosa en sangre y disminución del riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. Al igual que con la mayoría de las cosas, sin embargo, el exceso no es necesariamente bueno y puede hacer sentir incómodo. Consumir demasiada fibra en general o en una sola comida puede producir gases abdominales e inflamación, generando dolor. Además, el exceso de fibra puede afectar la capacidad de tu cuerpo de absorber nutrientes esenciales y puede producir una deficiencia. Consulta con tu médico antes de hacer cambios significativos en la cantidad de fibra dietaria que consumes.

El problema del exceso de fibra

Las fibras se encuentran en dos formas: solubles e insolubles. En la mayoría de las personas, según National Digestive Diseases Information Clearinghouse, la fibra insoluble pasa a través del tracto digestivo sin causar problemas. La fibra soluble, sin embargo, se mezcla con el agua en tu tracto digestivo, formando una sustancia gelatinosa. Un subproducto de la digestión de la fibra soluble en los intestinos es el gas. Grandes cantidades de fibra soluble pueden causar exceso de gases que pueden expandir el espacio limitado de los intestinos hasta el punto de generar dolor. Consumir demasiada fibra insoluble puede causar irritación y dolor en el tracto digestivo en las personas que tienen problemas preexistentes, como síndrome de colon irritable.

¿Cuánto es demasiado?

La cantidad diaria recomendada de fibra para hombres adultos, según la University of Nebraska Cooperative Extension, es 38 g. Para mujeres adultas, la cantidad recomendada es 35 g. Los adultos de más de 50 años deberían consumir un poco menos de fibra; sin embargo, la fibra es una parte esencial de una dieta sana para todas las edades. Si consumes regularmente más de la cantidad diaria recomendada, puedes experimentar una disminución en la absorción de calcio, hierro, magnesio y zinc, que son esenciales para la salud de tus huesos, dientes, y los sistemas cardiovascular y neurológicos. El exceso de consumo de fibra se produce mayormente por el uso de suplementos de fibra de venta libre, explica la University of Nebraska.

Cómo reducir el dolor causado por el exceso de fibra

Si estás experimentando exceso de gas y sufriendo dolor, pueden ayudarte ciertos preparados de venta libre destinados a solucionar este inconveniente. Además, si sientes dolor después de comer ciertos alimentos ricos en fibras como porotos, considera agregar un suplemento enzimático para ayudar a mejorar tu digestión y disminuir el malestar. Disminuye la cantidad de alimentos ricos en fibra de tu dieta, pero asegúrate de seguir consumiendo la cantidad diaria recomendada.

Consideraciones

El problema gastrointestinal más común en Estados Unidos, según Harvard School of Public Health, es el estreñimiento. Esta condición es causada por una falta de fibra dietaria y puede llevar a problemas como diverticulitis. El dolor abdominal o intestinal causado por comer mucha fibra generalmente se resuelve solo a medida que esta avanza por el tracto digestivo. Una vez que el dolor es aliviado, es importante reintroducir gradualmente cantidades moderadas de fibra a la dieta, para evitar el malestar adicional. Evita los suplementos de fibra a menos que sean indicados por tu médico.

Más galerías de fotos



Escrito por maura banar | Traducido por mariana palma