Construyendo la autoestima de tu hija adolescente en una cultura asociada a la imagen

La adolescencia puede ser muy difícil y dura para las adolescentes. Se trata de un período intenso de gran cambio y agitación social para algunas y se debe tener cuidado para que la autoestima y la confianza no sufran. En una sociedad donde la apariencia exterior se ubica tan alto, algunas adolescentes luchan con problemas de autoestima y sentimientos de inferioridad.

Elogio

Felicítala a menudo. Haz que sienta que es una adolescente hermosa e inteligente y que tienes confianza en sus habilidades. Muchas veces, los padres fallan en reconocen a sus hijos cuando hacen esfuerzos adicionales. Otras veces, pueden ser demasiado críticos o negativos. También es importante que alabes sus actividades y logros escolares así como la forma en que se ve para que no crea que todo tiene que ver con las apariencias exteriores.

Escucha

Se un oído eficaz cuando tu hija habla de sus pasiones, problemas o desafíos. Esto hará que sienta que lo que está haciendo y lo que es realmente les importa a ti y al resto de la familia. Ten cuidado de ser demasiado crítico y serio porque ésto puede detenerla la próxima vez que necesite alguien con quien hablar. Debes saber cuándo intervenir para mantenerla a salvo y cuándo dejar que encuentre su propio camino. Recuerda, la meta es hacerla segura y autosuficiente y esto no va a ocurrir si intentas resolver por ella todos sus problemas. JoAnn Deak, autor de "Girls Will Be Girls: Raising Competent and Courageous Daughters", aconseja a los padres que escuchen a sus hijos sin reprocharles, interferir o juzgar a menos que su seguridad o su bienestar estén en riesgo.

Da consejo

Cuando tus hijas pidan tu ayuda o tu opinión sobre un asunto concreto, no lo metas debajo de la mesa. Lo que puede parecerte trivial y sin importancia, como adulto, puede ser trascendental o ultra importante para una adolescente. Las amistades pueden estar en juego, las dificultades con el sexo opuesto surgen o cuestiones de popularidad pueden ser la preocupación del momento. Tu adolescente puede estar constantemente comparándose con los demás cuando es una persona única y atractiva por derecho propio. Tómalo como un cumplido si tu hija se dirige a ti en busca de ayuda o consejo porque significa que te admira y confía en ti para ayudarla.

Da ejemplo

Las madres deben vivir sus vidas como ejemplo para sus hijas. Evita hacer comentarios sobre lo poco atractiva que te sientes o sobre cuán gorda pareces. No pases horas frente al espejo ni gastes cientos de dólares en productos de belleza. En su lugar céntrate en ser un modelo independiente e inteligente a seguir por tu hija adolescente. Demuéstrale que ser una persona madura, segura y educada tiene que ver con la mente y que estar preocupada por las apariencias y la popularidad es trivial y superficial. Se tu misma, con tu propio estilo y personalidad para que tu hija siga tus pasos.

Más galerías de fotos



Escrito por sheryl faber | Traducido por sofía bottinelli