Cómo construir tu sistema inmunológico para combatir el herpes

El herpes es un virus que puede causar que aparezcan ampollas y llagas en las membranas mucosas. El herpes afecta típicamente la boca o los genitales. Generalmente causa su primer brote poco después de la infección, pero el virus nunca queda completamente eliminado del cuerpo, lo que le permite causar brotes adicionales. No sólo los brotes causan graves molestias, sino que una persona que experimenta un brote puede transmitir el virus a otras. Los brotes de herpes pueden ocurrir como resultado de un sistema inmunológico debilitado. Afortunadamente, hay muchos pasos que puedes tomar para mantener tu sistema inmune fuerte y mantener el herpes bajo control.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Come muchas frutas y verduras.

    Come muchas frutas y verduras. Una dieta adecuada es una de las mejores maneras de mantener tu sistema inmunológico saludable y lo suficientemente fuerte como para evitar que el virus del herpes reaparezca. Las frutas y verduras contienen vitaminas, minerales y antioxidantes que un sistema inmunológico saludable necesita. Para mantener tu sistema inmune fuerte, consume entre cinco y nueve porciones de frutas y verduras cada día. CNN.com recomienda que consumas dos porciones de frutas y verduras de diferentes colores en cada comida, lo que asegura que obtengas suficiente variedad para obtener todos los nutrientes que tu sistema inmunológico necesita para combatir el herpes.

  2. Consume proteínas magras.

    Consume proteínas magras. Estas tienen un número de efectos beneficiosos para el sistema inmunológico. Las proteínas son necesarias para fabricar más células blancas de la sangre, que son indispensables para mantener el virus del herpes bajo control. Las proteínas magras también te llenan sin añadir grandes cantidades de grasa en tu dieta. Una dieta alta en grasa puede afectar la función de los linfocitos T, que son un tipo de glóbulo blanco que tiene un papel fundamental en la lucha contra las infecciones.

  3. Asegúrate de comer hierbas de estimulación inmunológica.

    Consume hierbas inmunoestimulantes. El ajo y el orégano son dos especies que pueden ser fácilmente incorporados en tu dieta diaria para ayudar a estimular tu sistema inmunológico. Ambas especias son ricas en nutrientes y compuestos que ayudan a combatir las infecciones, afirma ABCNews.com. También se piensa que el ginseng, la equinácea y la raíz de regaliz tienen propiedades de estimulación inmunológica, de acuerdo con la Harvard Medical School.

  4. Cambia tu estilo de vida para estar más saludable.

    Adopta un estilo de vida saludable en general. La fortaleza de tu sistema inmunológico está en parte ligada a tu salud en general. Tomar al menos ocho horas de sueño cada noche ayuda a tu cuerpo a recargarse. Evita el tabaco y el consumo excesivo de alcohol, ya que esto también puede drenar recursos de tu cuerpo y debilitar tu sistema inmunológico. La actividad física regular también puede ayudar a mantener tu sistema inmunológico saludable, dice la Harvard Medical School.

Más galerías de fotos



Escrito por adam cloe | Traducido por luciano ariel castro