¿Qué constituye un estilo de vida saludable?

Perseguir un estilo de vida saludable ofrece una gratificación instantánea también, e incrementa tus probabilidades de longevidad.

Perseguir un estilo de vida saludable ofrece una gratificación instantánea también, e incrementa tus probabilidades de longevidad.

Una dieta variada, sueño y rutina de ejercicios regulares y una aproximación moderada a los momentos estresantes de la vida te conducirán en la dirección correcta para un estilo de vida saludable. Evitar hábitos insalubres que promueven el exceso, como fumar y beber alcohol, dejará más espacio en tus días para prácticas autosatisfactorias. Perseguir un estilo de vida saludable ofrece una gratificación instantánea también, e incrementa tus probabilidades de longevidad.

Buena nutrición

Las personas que practican un estilo de vida saludable lucen al máximo; tienen una piel clara y un peso saludable. Una nutrición consistente y apropiada diariamente contribuye a estos signos de salud. Obtener las vitaminas, minerales, fibra y proteínas que tu cuerpo necesita dentro de las calorías limitadas apoya el crecimiento óptimo y mantenimiento de la piel, órganos, músculos y tejido óseo. Restringir tu ingesta de grasas trans, grasas saturadas y colesterol mantiene tu peso abajo y a tu sistema cardiovascular trabajando eficientemente. Para preservar tus niveles nutricionales, elige una variedad de alimentos de cada uno de los grupos de granos, vegetales, frutas, lácteos y proteínas diariamente.

Calidad en el sueño

La actividad física y mental es que hasta tu cuerpo, que utiliza el tiempo del sueño para reabastecer los almacenes de energía y reparar el daño celular. Las personas que son activas, pero tienen patrones de sueño erráticos pueden sufrir de problemas a corto plazo con la concentración con la ganancia de peso, o daños a largo plazo por un sistema inmunológico debilitado. Los hábitos de sueño ideales incluyen la relajación antes de dormir, una hora establecida para ir a la cama y entre siete y nueve horas de sueño durante la noche. Dormir lo suficiente te permite desempeñarte bien en el trabajo o la escuela y tomar parte en actividades para un estilo de vida saludable.

Ejercicio diario

Poner buena tensión sobre tus músculos y huesos también le da un ejercicio a tu corazón y pulmones. El cuerpo en general se beneficia del ejercicio regular, incluyendo una mayor probabilidad de tener una vida más larga y más móvil. Realiza 30 minutos de ejercicio aeróbico la mayor parte de los días; esto reduce el riesgo de diabetes tipo II, enfermedad cardíaca, algunos cánceres y caídas que den como resultado huesos rotos. Caminar rápido, trotar, nadar, andar en bicicleta y practicar deportes también contribuye a la reducción de estrés.

Salidas saludables para el estrés

La respuesta de tu cuerpo al estrés puede interferir con un estilo de vida saludable. Quizás te veas tentado a liberar la tensión fumando o comiendo alimentos chatarra que comprometen tu equilibrio. Maneja tu estrés antes de que se salga de tus manos incluyendo técnicas de relajación en tu régimen diario o semanal. Tómate tiempo para estirarte regularmente, relajarte en una tina o pasar tiempo con amigos o familia. Evitar la acumulación de hormonas del estrés evita el dolor de espalda, la depresión y la presión arterial alta.

Más galerías de fotos



Escrito por nancy clarke | Traducido por laura de alba