Cómo tener constancia con los niños

Intentas reducir la cantidad de tiempo que tu hijo pasa mirando televisión, pero enciendes el aparato todas las noches para poder tener la cena lista en paz. Le permites a la pequeña que corra libremente por la casa, pero pretendes que tenga un comportamiento perfecto cuando está afuera en público. La crianza inconsistente tiene el riesgo de confundir a tu hijo, lo que puede resultar frustrante para ambos. Establece algo de constancia en la vida activa de tu hijo y disfruta de los beneficios de un día más estructurado.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Responde a las necesidades de tu hijo con constancia. Ya sea que necesite ayuda con la bacinica, quiera jugar contigo en el patio trasero o te pida un refrigerio a media tarde, responde a sus pedidos de inmediato, lo que hará que su mundo sea más predecible y seguro.

  2. Crea una rutina diaria para el pequeño y aférrate a ella. Si bien toda rutina puede tener algo de flexibilidad, debes establecer una que incluya tiempo para las comidas, los refrigerios, los juegos y el descanso. Apégate al programa diario para que tu hijo sepa qué esperar.

  3. Construye un ambiente ordenado. Una casa bien organizada (una en la que tu hijo pueda encontrar sus juguetes, vestimentas y otras pertenencias con facilidad) es una casa constante, según Better Brains for Babies. Por supuesto que tu casa va a ser un desastre cada tanto porque los niños están destinados y determinados a sacar cada objeto del cajón, pero si puedes contener el desastre y maximizar la organización tu hijo tendrá constancia.

  4. Establece reglas claras y consecuencias y aférrate a ellas. Si le dices a tu hijo de 3 años que se tiene que sentar en tiempo fuera durante 3 minutos cada vez que arroja un juguete, simplemente hazlo. Haz cumplir las normas tal y como lo prometiste y tu hijo responderá a la disciplina constante.

  5. Refleja el comportamiento que quieres ver en tu hijo. La constancia en el comportamiento y los valores del hogar puede establecer un ejemplo para el niño, que recurre a ti para obtener apoyo y orientación. Mantén la constancia en tu comportamiento para alentar a tu hijo a emularlo.

  6. Elogia el buen comportamiento de forma constante. Alienta a tu hijo a comportarse bien poniendo especial atención en su buena conducta. Puedes decirle, "me gusta que hayas compartido ese juguete con tu hermana", en vez de simplemente mencionar "buen trabajo". Refuerza el comportamiento positivo con elogios constantes.

Más galerías de fotos



Escrito por barbie carpenter | Traducido por laura guilleron