Cómo consolar a un niño con un esguince de codo

Los niños pequeños suelen ser torpes y activos, una combinación que naturalmente podría provocar varias lesiones leves. Si tu hijo se cae o sacude bruscamente el brazo, puede experimentar un estiramiento excesivo de los ligamentos que rodean al codo, lo que provoca un esguince. Los esguinces de codo pueden ser dolorosos y se curan con descanso y cuidados. Si tu hijo ha sufrido un esguince de codo, consuélalo siguiendo las indicaciones del médico y alivia su dolor durante todo el proceso de curación.

Nivel de dificultad:
Moderada

Necesitarás

  • Analgésicos
  • Una compresa fría
  • Una almohadilla caliente
  • Un vendaje elástico

Instrucciones

  1. Procura que el codo de tu hijo descanse todo lo posible. Apoya el codo sobre unas almohadas para brindar amortiguación y aliviar la inflamación, lo que causa dolor. Amortiguar el codo sobre unas almohadas también puede recuérdale a tu hijo que no debe mover el brazo. Haz que se sienta cómodo con libros, películas, refrigerios y otros artículos que lo mantengan ocupado y entretenido.

  2. Ofrécele analgésicos orales según las recomendaciones del médico. El ibuprofeno o el acetaminofén para niños ayudarán a reducir la inflamación y aliviarán el dolor leve a moderado. Asegúrate de respetar las instrucciones de dosificación del envase, prestando especial atención al peso y la edad de tu hijo, lo que determinará la cantidad de medicamento que puede tomar por vez. Si los medicamentos de venta libre no funcionan, comunícate con el médico para opciones de venta bajo receta.

  3. Aplica una compresa fría durante las primeras 48 horas posteriores a la lesión. Debido a que las compresas frías pueden resultar incómodas para los niños, coloca el hielo en una bolsa plástica y envuélvelo con una toalla para formar una compresa. De este modo, el hielo no tocará la piel del niño, pero aún así será beneficioso para controlar la inflamación y el dolor en el codo. O bien, puedes optar por una compresa fría especial para niños decorada con su personaje favorito.

  4. Cambia la compresa fría por una almohadilla caliente una vez que cese la inflamación de las primeras 48 horas. El calor puede aliviar los dolores que el niño experimenta después del esguince. Debido a que las almohadillas eléctricas no suelen recomendarse para niños, opta por una bolsa de agua caliente o una media llena de arroz calentada en el microondas a fin de consolar a tu hijo de la manera más segura posible.

  5. Venda el codo sólo su el médico de tu hijo te recomendó hacerlo. Los vendajes elásticos que se colocan alrededor del codo pueden ayudar a controlar la inflamación y evitan el movimiento excesivo, pero tu médico puede recomendarte que hagas lo mismo sin la necesidad de un vendaje si el esguince es leve. Cuando vendes un codo, asegúrate de que hacerlo de manera ajustada pero no tanto como para reducir la circulación.

  6. Pasa tiempo con tu hijo mientras descansa para que no se siente tan aislado. La lectura de libros es una excelente forma de pasar la tarde con tu hijo cuando sus actividades son limitadas. Asegúrale a tu hijo que el dolor de la mayoría de los esguinces cede luego de una o dos semanas. Si tu hijo aún se queja del dolor pasadas las dos semanas, comunícate con el pediatra para otra consulta.

Más galerías de fotos



Escrito por kay ireland | Traducido por valeria d'ambrosio