¿En qué consiste la higiene personal para niños?

La higiene personal es importante en cada etapa de la vida; aunque los buenos hábitos de limpieza comienzan en la niñez. Los niños que aprenden en qué consiste y cómo seguir prácticas de higiene apropiadas, por lo general las incorporarán hasta su vida adulta. La educación en cuanto a higiene empieza en el ámbito familiar, y, eventualmente, los jóvenes pueden aprender qué hacer y seguir las reglas de aseo por su cuenta.

Definición


La educación en cuanto a higiene empieza en el ámbito familiar.

En general, la higiene personal se define como la limpieza del cuerpo y el mantenimiento de una apariencia personal apropiada, lo cual suele incluir todas las áreas corporales además de la vestimenta. Los niños no comprenden de manera natural la importancia de la higiene personal y cómo mantenerla; lo aprenden de su familia, y es habitual que necesiten asistencia hasta que sean mayores, y por lo tanto sean capaces de asearse por sí mismos.

Efectos de una higiene personal deficiente


Enseña las pautas de higiene básicas a los niños.

Los niños con una higiene personal deficiente pueden tornarse objeto de la ridiculización por parte de sus pares. Serán acosados por estar sucios, tener una vestimenta desaseada o el cabello grasiento. Esta situación puede dañar su autoestima, y hacer que se vuelvan aún más negligentes con respecto a su persona. Los adultos tendrán una pobre impresión del niño, y pueden incluso sospechar un descuido por parte de los adultos a cargo, si es lo suficientemente joven para depender de sus padres en cuanto a mantenerse higienizado.

Tipos


Cuando menos, un niño debería aprender a lavarse las manos antes de las comidas y luego de usar el baño.

Existen varios tipos de higiene básicos para niños. En primer lugar se encuentra la limpieza del cuerpo, la cual elimina la suciedad y el olor. Debe enseñarse al niño a tomar un baño o ducha de manera diaria, y a lavarse las manos con frecuencia. La Dra. Lynn Smitherman, una profesora de pediatría de la Wayne State University, menciona el lavado de manos como uno de los hábitos de higiene más importantes que un niño pueda adquirir. Cuando menos, un niño debería aprender a lavarse las manos antes de las comidas y luego de usar el baño. Esta área de higiene también incluye el cabello, el cual debe lavarse con champú de manera regular. En segundo lugar se encuentra la higiene bucal, que significa lavarse los dientes de forma habitual. Esto debería hacerse al menos dos veces al día, una vez por la mañana y otra vez por la noche. De manera ideal, el niño debería aprender a cepillarse los dientes también luego de cada comida. El sitio web Journey to Caring establece que enseñar a tu hijo a cepillarse de manera correcta es tan importante como la frecuencia en que lo haga. En tercer lugar, se encuentra el vestir ropas limpias. Los niños deberían aprender a elegir indumentaria limpia, incluyendo la ropa interior, cada día; y cambiarse la ropa para jugar cuando esté sucia en exceso.

Higiene apropiada para cada edad


Los padres pueden hacer del baño un momento divertido con juguetes y juegos.

Las expectativas de higiene personal en los niños debe ser apropiada para cada edad. Los más pequeños pueden comenzar a aprender las pautas básicas de higiene en edad preescolar. Por ejemplo, pueden aprender a lavarse las manos y a cepillarse los dientes a partir del ejemplo parental, si bien aún requerirán asistencia con el baño, la ducha y la vestimenta. El Dr. Daniel Neuspiel del departamento de pediatría del Beth Israel Medical Center explica que los padres pueden hacer del baño un momento divertido con juguetes y juegos, en los primeros años. De manera gradual, los niños realizarán estas actividades de manera independiente a medida que alcanzan la edad escolar, y esto conducirá a que se bañen, duchen y se vistan por su cuenta.

Advertencia


Una higiene personal deficiente puede dañar la salud de un niño de varias maneras.

Una higiene personal deficiente puede dañar la salud de un niño de varias maneras. Los niños sucios tienen una tendencia mayor a padecer enfermedades, tanto a partir de la suciedad misma o por la exposición a los gérmenes del resfrío y la gripe, además de otro tipo de enfermedades transportadas por diversos patógenos. Las caries y la enfermedad periodontal ocurren como consecuencia de una higiene bucal descuidada, y pueden conducir a una pérdida precoz de la dentadura.

Más galerías de fotos



Escrito por barb nefer | Traducido por sofia elvira rienti