¿Qué se considera un alto nivel de glucosa en suero?

La glucosa es requerida por el cuerpo para mantener la vida. Sin embargo, es posible tener demasiado de algo bueno. La hiperglucemia o niveles altos de glucosa en la sangre, puede ser debido a la diabetes, medicamentos, estrés, enfermedad, hipertiroidismo, síndrome de Cushing, pancreatitis o cáncer de pancreatitis. Es importante conocer los síntomas de niveles elevados de glucosa en sangre y ver a tu médico inmediatamente si experimentas cualquier señal para evitar complicaciones posteriores.

Niveles de glucosa

Una prueba de glucosa en sangre en ayunas suele ser el primer paso para determinar si tienes altos niveles de glucosa en sangre, según National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Es más confiable cuando se hace por la mañana, después de haber ayunado durante al menos ocho horas. Los niveles normales deben estar por debajo de 99 mg/dl. La prediabetes se diagnostica cuando los niveles están entre 100 y 125 mg/dl. La diabetes se ha confirmado si tus niveles de glucosa en sangre en ayunas son de 126 mg/dL o más en los exámenes repetidos. Los niveles de glucosa en sangre aleatorios o sin ayunas por encima de 200 mg/dL también puede significar que tienes diabetes.

Síntomas

Según American Diabetes Association, los síntomas de niveles altos de glucosa incluyen micción frecuente, hambre extrema y sed, fatiga extrema e irritabilidad, pérdida inusual de peso, infecciones frecuentes, visión borrosa, sensación de hormigueo y entumecimiento en las manos y los pies, cortes y moretones que tardan mucho tiempo en sanar y recurrentes infecciones de vejiga, de encías o de la piel. Es posible que tengas niveles altos de glucosa sin síntomas, así que asegúrate de que tu médico te revise los niveles bajo tu físico regular.

Peligros de la hiperglucemia

El peligro de forma continuada de alta de glucosa en sangre o hiperglucemia es que las capas de azúcar en las células rojas de la sangre, provocan que se vuelvan rígidas y "pegajosas". Estas células interfieren con la circulación de la sangre y pueden causar la acumulación en los vasos sanguíneos y órganos. Los pequeños y frágiles vasos sanguíneos de los ojos, los pies y los riñones son los más vulnerables y los problemas en general se notan por primera vez en estas áreas. Si la hiperglucemia no se controla, con el tiempo puede conducir a enfermedades del corazón, insuficiencia renal, derrame cerebral, pérdida de la visión, pérdida de dientes, accidente cerebrovascular, daño del nervio y pérdida de miembros debido a problemas de circulación.

Tratamiento

Cambios en la dieta y los medicamentos generalmente se prescriben para ayudar a los niveles de glucosa en la sangre. Seguir un plan de alimentación saludable te ayudará a controlar tu glucosa en la sangre y prevenir el desarrollo de complicaciones. Tu dieta debe consistir en verduras, cereales integrales, frutas frescas, carnes magras, lácteos, legumbres y semillas, poco o nada de alimentos procesados. Consulta a un experto en diabetes o dietista para ayudar a desarrollar un plan que funcione para ti.

Más galerías de fotos



Escrito por debra mckenzie | Traducido por gabriela nungaray