Consejos para viajes mochilero en el Appalachian Trail

Uno de los caminos más famosos de América, el Appalachian Trail pasa a través de 14 estados y se extiende por 2.175 millas, desde Georgia hasta Maine. Sube, se hunde y, de vez en cuando, es dichosamente plano. Los pocos afortunados que franquean el sendero en su totalidad (los excursionistas de largas distancias) disfrutan de una aventura poco común de desafío, gran belleza, vigorosa buena salud y la camaradería de sus compañeros en el sendero. Aquí hay un puñado de sugerencias para hacer de la excursión la experiencia disfrutable que se supone que sea.

Excusrsión del norte desde Georgia

Sólo alrededor del 5 por ciento de excursionistas de larga distancia viajan al sur, y hay buenas razones para ello. El sendero en el nevado Baxter State Park, donde está el término al norte del camino (Mt. Katahdin), comúnmente no se abre hasta principios de junio. Los viajeros hacia el sur tienen sólo unas pocas semanas hasta el solsticio de verano; después de eso, caminas a días de luz del día en disminución, en lugar de aumentar. Los viajeros hacia el norte, muchos de los cuales parten en marzo, disfrutan de una ventana de oportunidades más amplia y caminan a través de días más largos. además, antes de que hayas curtido a la forma del sendero, estarás enfrentando a Maine, que no toma prisioneros. Las subidas y descensos más difíciles de todo el AT te esperan en este estado.

Todo es cuestión del peso

El peso es tu enemigo. Cargar demasiado es una miseria que conduce a más excursionistas fuera del AT que cualquier otra razón. Todo lo que cargas debería ser tan liviano como pueda, y (con la obvia excepción de un elemento como un pequeño kit de primeros auxilios) si no lo usarás todos los días, probablemente no lo necesitas. Si no lo necesitas, deshazte de él. Descarta tu exceso de equipaje y alégrate de haberlo hecho.

Equipamiento para rocas firmes

Hay más de 250 refugios a lo largo del AT, así que puedes llevar o no una carpa contigo. Mucha gente no lo hace. Quizás no llevarás un horno; en la jerga de los excursionistas de larga distancia, conocido como "ir frío". Pero los tres elementos que debes poseer y de los que dependerás diariamente son zapatos, una bolsa de dormir y la mochila que viaja en tu espalda por cinco o más meses. Recorta, si debes, en todo lo demás que llevarás, pero no recortes estos tres elementos. Los zapatos que no se adaptan a tus pies (o al arduo trabajo de la excursión de larga distancia) te causarán sufrimiento, así como una bolsa de dormir que falle en mantenerte cálido en las noches frías o una mochila que no se ajusta que debe llevar, en esencia, tu mundo. Compra lo mejor que puedas pagar.

Propúlsate

Los bastones de trekking (uno para cada mano) hará tu caminata mucho más agradable que ir con las manos vacías. Proporcionan agarre en ascensos, estabilidad en los descensos y, sobre el sendero plano, coloca tus brazos aeróbicamente en la caminata que de otra manera irían gorroneando. Los bastones varían ampliamente en diseño y costo, pero incluso el menos costoso de ellos (o incluso un par de bastones de esquí de descenso, si ya los tienes) vale la pena llevarse.

Mantente optimista

El AT es una excursión extremadamente larga y no todos los días serán gloriosos. Obtendrás ampollas, te lloverá o incluso nevará, tendrás hambre cada minuto, puedes enfermarte o sufrir lesiones. El Appalachian Trail Conservancy (www.appalachiantrail.org) estima que sólo el 10 por ciento de los excursionistas de larga distancia que lo intentan logran llegar desde Georgia a Maine. Pero si puedes mantener el buen ánimo a medida que absorbes el castigo que normalmente acompaña a las primeras semanas de la excursión, la recompensa es rica. Te volverás sorprendentemente sano y fuerte a medida que caminas, día tras día, a través de algunos de los más hermosos campos de América. Lograrás una hazaña impresionante y te pondrás en forma, como se dice hacia arriba y abajo del sendero, una "máquina de caminar flaca y media".

Más galerías de fotos



Escrito por jan stowell | Traducido por mariano abrach