Consejos para viajar en avión con un bebé de tres meses

Has aprendido a llevarlo sin preocuparse de que se lastime y lo conoces lo suficientemente bien como para anticipar sus necesidades. Volar con un bebé nunca es despreocupado, pero cuando tenga tres meses de edad, probablemente será un compañero de viaje bastante tranquilo. Planifica con anticipación para que tengas todo lo que necesitas. Los niños tan pequeños todavía requieren tu constante protección y comodidad, incluso a 30.000 pies (914 metros) de altura.

Añadir tiempo de seguridad

Superar la seguridad del aeropuerto con un bebé de tres meses y todo su equipo lleva tiempo. Antes de que avances en el área de revisión, quita cualquier artículo de los bolsillos del cochecito. Quítate la chaqueta o cualquier capa adicional que los agentes de seguridad te harían quitar y quítate tus zapatos y de mano mientras te sientas en un banco fuera del control de seguridad. Pasarás todo menos tú y el bebé a través de la máquina de rayos X, a menos que tengas un cochecito o cualquier otro elemento que no doble hacia abajo para obtener un ajuste. Podrás llevar a tu bebé a través del detector de metales. Dile al agente de seguridad si llevas leche o fórmula, ya que debe mirarse a mano.

Confiar en la bondad de los extraños - a veces

Los extraños comprensivos podrían hacer tu viaje más suave, especialmente los empleados de las aerolíneas. Con el bebé en brazos, pregunta a la persona de la taquilla si podrías pasar a una fila vacía. En la puerta, investiga si las actualizaciones de primera clase están disponibles. Un agente podría tener piedad de ti. Si no reservas un asiento para tu bebé, un agente de la puerta podría mover al lado de un asiento vacío de todos modos. La mayoría de las compañías aéreas no requieren esto para los niños menores de dos años, pero la Federal Aviation Administration (Administración Federal de Aviación) recomienda que tu bebé esté abrochado en un asiento para automóvil en su propia silla. Pide ayuda a tus compañeros de viaje para colocar tu equipaje en el compartimento superior, pero si alguien se pone muy cerca de tu pequeñín, disculpándote, di "sólo se recupera de un resfriado, el doctor dice que todo el mundo necesita mantener su distancia".

Centrarse en los oídos del bebé

Esos deliciosos oídos del bebé pueden causar a un pequeño bebé mucha incomodidad en un avión. El cambio de presión en la cabina durante el despegue y el aterrizaje podrían hacerle llorar de dolor, aunque no todos los bebés experimentan dolor de oído durante el vuelo. Cuando comiences a despegar y a aterrizar, discretamente cúbrete y amamántale o dale un biberón o chupete para que lo chupe. Este movimiento debe evitar el dolor de oído. Si está dormido durante los cambios en la presión, que duerma. Considera también que el caos de un aeropuerto y los ruidos en un avión en movimiento puede ser atemorizante para un bebé. HealthyChildren.org sugiere colocar libremente bolas de algodón en los oídos para bloquear el ruido. También podría ayudar colocar una gorra tejida en las orejas.

Mantener entretenido a tu bebé

A los tres meses, está alerta y lo suficientemente consciente para disfrutar de la estimulación. Empaqueta algunos juguetes simples y tranquilos como anillos de plástico o libros de bebé suaves. Los sonajeros y los juguetes chirriantes mejor dejarlos en tu maleta por ahora, ya que perturban a los vecinos. También puedes utilizar texturas para mantenerlo entretenido, dice BabyCenter.com. Lleva algunos retazos de tela con texturas difusas, sedosas o con baches, o saca un calcetín limpio o camisa de tu bolso en un apuro. Coloca la tela ligeramente sobre su piel, alternando con caricias de tus dedos, para mantenerlo sonriendo y calmado durante un largo vuelo.

Ceñirse al horario del bebé

Tres meses de edad es la edad en que los hábitos de tu bebé comienzan a ser predecibles, así que aprovecha y no trates de ajustar su rutina para adaptarse al horario del avión. Si está dormitando cuando está subiendo al avión, muévelo afuera de la puerta durante el mayor tiempo posible con la esperanza que va a estar profundamente dormido antes de que tengas que subir a bordo. A bordo, ayúdale a dormirse caminando por el pasillo antes del despegue o cárgalo en un cabestrillo en todo tu cuerpo. Su horario de alimentación debe ser coherente. Si estás cruzando zonas horarias, programa una alarma para recordarte cuando es hora de comer y tomar los medicamentos. La administración de seguridad de transporte permite que traigas cualquier leche o fórmula a través de los controles de seguridad. Empaqueta un poco de leche extra en tu equipaje de mano en caso de que el vuelo se retrase o desarrolle irritabilidad que sólo la leche aliviará.

Hacer fácil el cambio de pañal

Cambia el pañal de tu bebé justo antes de despegar para minimizar la tensión en el aire. Cuando necesite cambiarse en el avión, podrías tener suerte y descubrir que el baño incluye una mesa para cambiar pañales. En caso de no traer un cojín cambiante portable ponlo a deponer sobre la tapa del inodoro cerrada. Quita la mayoría de su ropa en su asiento para que no esté luchando con él en el pequeño cuarto de baño. También podrías cambiar un pañal mojado en tu asiento si tienes un compañero de viaje junto a ti. Tira hacia arriba el resto del brazo y coloca a tu bebé sobre tu regazo. Cubre con una manta la mitad del culito del bebé mientras trabajas.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn walsh | Traducido por maria gloria garcia menendez