Consejos para superar el miedo a volar

El miedo a volar es un trastorno de ansiedad y es bastante común. Se estima que hasta un 50% de las personas tienen miedo a volar o al menos experimentan ansiedad durante parte de un viaje en el aire, informa AirSafe.com. Sorprendentemente, incluso hasta el 35% de los asistentes de las líneas aéreas y los pilotos tienen miedo a las alturas o miedo a volar, informa MSNBC. Considerando consejos que funcionen para ti, el miedo a volar podría ser manejable.

Infórmate

Si le cuentas de tu miedo a volar a alguien, a menudo te dirán que los aviones son seguros. Sí, es cierto, el transporte aéreo es el segundo modo más seguro de transporte, después de los ascensores y las escaleras mecánicas, y las posibilidades de tener un accidente aéreo son de una en 11 millones, en comparación con una de cada 5.000 posibilidades de morir en un accidente vehicular, según MSNBC. Sin embargo, las estadísticas y la lógica hacen poco para aliviar las emociones fuertes asociadas con el miedo a volar. Más importante que la comprensión de la seguridad de los viajes aéreos es informarte acerca de exactamente lo que sucede durante un vuelo, de acuerdo a Brave New Traveler. Habla con amigos y familiares que sean viajeros experimentados. Lee las descripciones del proceso de vuelo en línea. Esto te preparará para los golpes, los movimientos y los ruidos que puedan causarte ansiedad durante el transporte aéreo.

Elige el asiento adecuado

La turbulencia agrava considerablemente la ansiedad. Los efectos de la turbulencia se hacen sentir con mayor fuerza en la parte trasera de un avión. Siéntate bien adelante o directamente en línea con las alas del avión, donde se minimizan los efectos de la turbulencia. Sentirás un poco de turbulencia, no importa dónde te sientes, en la mayoría de los vuelos. Brave New Traveler sugiere cerrar los ojos y simplemente fingir que estás en un autobús. Encontrarás que la turbulencia del vuelo se siente como un autobús que circula por una carretera llena de baches. No tenses tu cuerpo y déjalo actuar libremente con los golpes, sugiere MSNBC.

Distráete

Si hay una película en el vuelo, mírala. Lee algo, juega a un juego, escucha música relajante o habla con alguien. Si sigues distraído, no te centrarás en tu ansiedad, que tiende a agravarla. Además, podrás dejar de obsesionarte con los sonidos o sensaciones extrañas y pensamientos morbosos que contribuyen a aumentar el miedo.

Controla la ansiedad

Los ejercicios de respiración profunda pueden servir mucho para calmar los nervios. Endereza la espalda en una posición sentada o recostada en tu asiento. Inhala profundamente, sintiendo el aire que llena el diafragma. Sostén la respiración hasta la cuenta de cinco, luego exhala lentamente, permitiendo que los músculos se relajen. Ten pensamientos positivos y serenos mientras respiras. National Jewish Health describe este proceso recomendando que lo repitas varias veces, o hasta que te sientas totalmente calmado. También puedes consultar a tu médico antes de un vuelo en busca de ayuda medicinal para controlar la ansiedad. Obtén una receta para un medicamento contra la ansiedad o un sedante suave. Aunque puede ser tentador beber, los efectos del alcohol se incrementan durante los viajes aéreos, explica Brave New Traveler. Las bebidas alcohólicas también te enviarán al baño con más frecuencia, lo que puede ser una experiencia estresante junto al miedo a volar. Una bebida o dos pueden ayudarte a calmar los nervios, pero no tomes más que eso.

Más galerías de fotos



Escrito por jon mohrman | Traducido por sofia loffreda