Consejos de snowboarding para el dolor muscular

El snowboard es un emocionante y trepidante deporte de nieve extremo que exige mucho de tu cuerpo. Debes saber al mismo tiempo cómo equilibrarte y propulsarte, manteniendo tu cuerpo en posición para evitar lesiones. El dolor en los músculos puede ser una queja común entre los practicantes de snowboard, especialmente para principiantes que no están acostumbrados al entrenamiento riguroso. Estos consejos para aflojar los músculos y tratar las tensiones menores pueden hacer que te sientas bien mientras labras y golpeas las pistas.

Elongación (stretching)

Un buen elongamiento de los músculos es una forma ideal para prevenir y recuperarse del dolor asociado con el snowboard. Estira antes de ejercitarte como parte de un calentamiento y al terminar con ejercicios más suaves. Los ejercicios fáciles como doblar la cintura para tocar el suelo y estirarte para alcanzar el cielo aflojan la espalda, los brazos y las piernas. Las elevaciones de los dedos del pie estiran y fortalecen tus pantorrillas y tobillos; aferrándote a una silla, levanta los talones y haz equilibrio con los dedos. Mantén la posición durante varios segundos antes de soltarla. Los ejercicios para estirar los aductores de la cadera también pueden prevenir el dolor muscular. Párate con los pies a la altura de los ancho de los hombros. Dobla una rodilla mientras estiras la pierna opuesta hacia un lado. Mantén los dedos del pie de la pierna recta apuntando hacia adelante para sentir el estiramiento en la cadera y la ingle.

Equilibrio

Las personas que son nuevas en el snowboard, o los experimentados que están en vías de aprender nuevos truco, pueden desarrollar dolor muscular debido a que sobrecargan músculos que por lo general no usan mucho. Esto incluye sostener su cuerpo en posiciones que no están acostumbrados, como una postura en cuclillas en preparación para un salto. Las piernas y los tobillos pueden doler al sostener la postura requerida. Mejorar tu equilibrio antes de salir a la nieve, además de incluir ejercicios de equilibrio en tu entrenamiento diario o semanal puede prevenir el dolor muscular. Comienza con ejercicios de tabla con tus pies separados a la altura de los hombros. Párate sobre la tabla y aférrate a una silla de apoyo si es necesario, manteniendo el equilibrio durante un máximo de tres minutos a la vez para acondicionar los músculos que vas a utilizar en el snowboard.

Caídas

Aprender a caer de la manera correcta puede ahorrarle a los snowboarders el dolor muscular posterior a un día en las pistas. Una caída incorrecta puede causar una variedad de lesiones que van desde dolor en los músculos hasta fracturas de muñeca y tensión del cuello. La clave para caer correctamente es doblar los brazos y las rodillas, y meter la cabeza, explican Frank Gille y Marks Rene, autores de "Snowboarding: Make a Perfect Start". Cuando doblas las rodillas para una caída frontal, todo el cuerpo, especialmente los antebrazos, soporta la caída en lugar de sólo las muñecas y las manos. Del mismo modo, si caes hacia atrás con los brazos a los lados y la cabeza metida en el pecho, puedes evitar forzar la espalda y los músculos del cuello.

Tratamiento

Un caso leve de músculos doloridos por el snowboard se puede tratar en casa con productos de venta libre. Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroides, como el paracetamol y el ibuprofeno, reducen la inflamación de los músculos y alivian el dolor asociado a las agujetas o al dolor muscular de aparición tardía (DMAR). El DMAR es común en los atletas que han aumentado recientemente su régimen de entrenamiento o tal vez exageran en las laderas de vez en cuando. La rigidez muscular y los dolores leves pueden aparecer de uno a tres días después de la última vez que has montado el snowboard. Las bolsas de hielo o de calor también pueden ser reconfortantes. Los tirones musculares o tensiones que no mejoran por sí solas en un par de días o causan dolor severo pueden justificar una visita al médico para determinar si es necesario un tratamiento médico profesional.

Más galerías de fotos



Escrito por erica roth | Traducido por maría florencia lavorato