Consejos de seguridad para niños en caso de que se produzca un huracán

Con anticipación, enséñales a los niños sobre las medidas de seguridad en caso de que se produzca un huracán para que estén preparados si un huracán golpea el área en donde viven. Discute los procedimientos de seguridad y planes de emergencia con toda la familia para que todos sepan qué hacer en caso de que se produzca una tormenta de viento. La temporada de huracanes comienza el 1 de junio y continúa hasta el 30 de noviembre. Estas fuertes tormentas tropicales cuentan con vientos sostenidos de por lo menos 74 MPH. Los huracanes pueden causar daños por el viento, tornados e inundaciones. Algunas medidas de seguridad pueden ayudar a que tú y tu familia estén a salvo.

Alertas y advertencias

Explícales a los niños la diferencia entre las alertas y las advertencias. Una alerta de huracán indica que el área podría experimentar condiciones huracanadas en un plazo de 36 horas. Una advertencia de huracán indica que el área experimentará condiciones de huracanes, incluyendo vientos sostenidos de al menos 74 kilómetros por hora, en un plazo de 24 horas. Enséñales a los niños el nombre del condado en el viven para que sepan si se impone una alerta o una advertencia sobre esa zona.

Lugares seguros ante un huracán

Consulta con tu familiar los lugares en donde es seguro permanecer durante un huracán. Por ejemplo, si vives en una casa rodante, en una isla barrera o en una zona propensa a las inundaciones, tendrás que buscar refugio en un edificio más resistente en terrenos altos en el caso de un huracán. Si los funcionarios de emergencia o del gobierno instruyen a los ciudadanos para que evacuen el área, debes seguir esas instrucciones. Discute los planes de evacuación con los niños con anticipación para que toda la familia esté preparada y lista para evacuar con rapidez si surge una emergencia.

Suministros de seguridad

Anima a los niños a que tengan una linterna, una radio de pilas y un botiquín de primeros auxilios en sus dormitorios. Guarda agua embotellada y alimentos enlatados en la vivienda suficiente para abastecer a toda la familia durante un máximo de tres días. Enséñales a los niños que es probable que el agua del grifo no sea segura para beber durante varios días después del huracán, y que es posible que no se pueda salir de la casa para conseguir más alimentos si la tormenta permanece en el área.

Durante el huracán

Recuérdales a los niños que deben permanecer en el interior durante el huracán, incluso cuando se produce el engañoso calmo "ojo" de la tormenta. Los niños no deben salir a la calle hasta que el huracán haya cesado por completo, hasta que todos los residuos peligrosos se hayan despejado de la calle y no haya inundaciones. Haz que los niños escuchen la radio para recibir las actualizaciones climáticas y sobre el estado de la ciudad durante la tormenta.

Tornados

Explícales a los niños los procedimientos de seguridad ante un tornado en caso de que se produzca este fenómeno durante un huracán. Si el servicio meteorológico emite una advertencia de tornado para el condado en donde vives, busca refugio en el sótano o en un cuarto interior que no tenga ventanas en la planta baja del edificio. Lleva a tus mascotas contigo.

Inundaciones

Las fuertes lluvias asociadas con los huracanes a menudo producen inundaciones. Recuérdales a los niños que no deben jugar cerca de zonas con aguas de inundación, agua estancada o alcantarillas, incluso después de que terminó el huracán. Las aguas de inundación pueden contener cargas eléctricas peligrosas o generar enfermedades que transmite ese agua.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa porter | Traducido por vanesa sedeño