Consejos de seguridad sobre el clima para niños

Todos los días tu hijo confronta a los elementos del clima, desde el sol que quema en el verano hasta las condiciones heladas del invierno. Enseñarle la seguridad en cuanto al clima prepara a tu hijo para lo que se encuentre en el exterior. También aprenderá sobre el clima severo y sus peligros y qué hacer si se presenta clima peligroso. Mantén a tu hijo consciente cuando del clima se trata para mantenerlo sano y seguro.

Equipo

Conforme tu hija crece, probablemente ella elija las opciones de vestuario cada mañana. Mientras que deseas que ella practique su independencia, podría necesitar una guía sobre cómo elegir ropa apropiada para el clima. Enséñale cómo elegir la ropa basada en la temperatura y los cambios potenciales del clima durante el día. Incluye equipo adicional, como sombrilla, impermeable, botas, guantes y gorras, cuando sea necesario. Un lugar de almacenamiento para todo su equipo para el clima le facilita escoger lo que podría necesitar al querer salir durante el día.

Mantente fresco durante el calor

Cuando el clima se vuelve caliente, tu hijo afronta el riesgo de enfermedades relacionadas con el calor, como los calambres por el calor, cansancio o un ataque de calor. Limita el juego vigoroso en el exterior a las horas tempranas de la mañana o por las tardes cuando la temperatura es más baja. Alienta a que tu hijo juegue en la sombra y que tome descansos frecuentes para beber agua. Las señales de las enfermedades por el calor incluyen la debilidad, mareo, calambres, palidez, dolor de cabeza, vómito y desmayos, de acuerdo con los Centros de Control y Prevención de Enfermedades. Un ataque de calor; la enfermedad más severa relacionada al calor, causa confusión, pulso acelerado, falta de sudor, alta temperatura corporal y caer inconsciente. Explica al niño los síntomas para que sepa si algo está mal. Observa en busca de las señales en tu hijo en días calurosos.

Caliéntate en el invierno

El frío extremo presenta un conjunto diferente de preocupaciones. Los niños son más susceptibles a congelarse, de acuerdo con KidsHealth. Las capas de ropa caliente y cubrir la piel expuesta con guantes, gorras y bufandas, ayuda a proteger a tu hijo del frío. Enseña al niño a dirigirse a un lugar caliente si comienza a sentirse incómodo por el frío. El entumecimiento y hormigueo en la piel roja es también un indicador de que es hora de calentarse. Las extremidades son las normalmente afectadas por la congelación. La piel congelada se ve blanca o amarilla con gris. Tu niño necesita atención médica para la congelación.

Prepararse para el clima severo

El clima severo puede suceder en cualquier momento del año. Las amenazas específicas varían por ubicación. Los niños que viven en áreas costeras deben aprender sobre la seguridad ante los huracanes, por ejemplo. Los niños que viven en los estados del norte necesitan saber sobre las nevadas y las tormentas de hielo que pueden suceder durante el invierno. Explica a tu hija lo que harás en esos casos de clima severo. Realiza prácticas de emergencia si es necesario. Por ejemplo, realiza un simulacro de lo que se debe hacer en caso de un tornado en el área. Realiza un plan de acción en caso de que el mal tiempo golpee cuando no estás con tus hijos. Enseña a los niños qué hacer si están en casa de algún amigo cuando se presente una tormenta eléctrica.

Más galerías de fotos



Escrito por shelley frost | Traducido por glen boyd