Consejos saludables para tu octavo mes de embarazo

El embarazo es un proceso especial y en tu octavo mes, probablemente estás emocionada por conocer a tu nuevo bebé. Es importante que mantengas tu salud durante todo el embarazo, sin embargo, es particularmente importante en el octavo y noveno mes, cuando el bebé está completamente formado.

Descansar adecuadamente

Puede ser difícil estar cómoda porque el bebé es grande y se mueve mucho, sin embargo, el descanso ayudará a tu cuerpo a prepararse para el parto. Además, puede ser escaso después de que llegue el bebé. Prueba de seis a ocho horas de sueño por noche, y si es posible, toma siestas si te sientes cansada o con sueño.

Relajo mental

Relajar tu mente es tan importante como relajar tu cuerpo. Con todos los preparativos y las citas con el médico, puedes estar expuesta a un mayor nivel de estrés. Es importante que tengas un tiempo para relajarte y desestresarte para apoyar tu salud en general. Encuentra una actividad saludable y relajante que te guste, y hazla con regularidad para darte un respiro.

Mantener buenos hábitos alimenticios

Comer por dos no necesariamente equivale a duplicar tu ingesta de alimentos. Come comidas más pequeñas y frecuentes durante el día para prevenir la acidez y aumentar tu metabolismo. Puedes encontrar que este es el modelo que vas a seguir una vez que nazca el bebé. Prueba frutas y verduras frescas, proteínas magras con límites en el pescado y los cereales integrales. Asegúrate de que consumes algún tipo de fibra para evitar el estreñimiento. Beber abundante agua facilitará tu digestión, reducirá la hinchazón que puedes experimentar y te ayudará a eliminar las toxinas.

Mantener la comunicación

Es importante que te mantengas en contacto con tu médico o partera. Sobre todo si es tu primer bebé, puede ser difícil interpretar los cambios que tu cuerpo está experimentando. No dudes en hacer preguntas para comprender mejor lo que está sucediendo y cómo cuidar mejor de ti y tu bebé durante el octavo mes.

Más galerías de fotos



Escrito por shemiah williams | Traducido por barbara obregon