Consejos rápidos para comenzar como un entrenador personal

El entrenamiento personal puede ser lucrativo y gratificante, pero a menos que estés preparado de forma apropiada, puedes arrepentirte rápidamente de hacerlo. La realidad y la impresión de un entrenador personal pueden ser dos cosas muy diferentes. Es importante que los entrenadores novatos comprendan completamente el negocio antes de comenzar.

Papeles para probarlo

Venderte como entrenador personal no será tan difícil si puedes probarle a tus clientes que estás certificado. La certificación dice mucho sobre ti; que estás motivado y tienes los conocimientos. Elige un programa confiable; incluso alguno que sea reconocido nacionalmente como ACE o la AFPA. También, busca aquel que se enfoque en un código ético. Aprender a tratar a tus clientes con respeto te llevará lejos en tu profesión.

Prepárate para venderte a ti mismo

El entrenamiento personal es un tema de ventas. Amy Loomis, una coordinadora de deporte y aptitud en Salem, Oregon, verifica que sus entrenadores personales no reciben un pago alto a menos que realmente entrenen, y algunos reciben una comisión paga directa. Al comenzar, debes prepararte mentalmente para vender tus servicios cada día, incluso a aquellos que ya te han rechazado. Verás a las mismas personas entrenando día a día, y puede ser realmente difícil continuar trabajando. Cuando escuches la palabra "No", intenta verlo como un "No aún". Arma relaciones con clientes potenciales, aprende acerca de sus actividades o metas y siempre enfócate en cómo ayudarlos a lograr sus metas. No convertirás a cada cliente potencial en un cliente verdadero, pero a menos que sigas exponiéndote nunca tendrás éxito a la hora de llevar dinero a casa.

Valora tu tiempo

Si eres un entrenador que ha ingresado al campo debido a que quieres ayudar a personas, puede que tengas que ayudarlas con algo de amor duro. Williams cuenta la siguiente historia: "Cuando estaba comenzando, los clientes siempre llamaban con excusas y pedían reprogramar la cita al último minuto. Yo aceptaba y no les cobraba el tiempo. Eventualmente, me di cuenta de que 'cuando no se presentan, no me pagan' y ese fue el momento en el que implementé una política estricta de 24 horas. Si ellos no llamaban con 24 horas de anticipación, se les cobraría la sesión". Si bien los clientes pagan por tus servicios, aún así intentarán evitar el ejercicio como si se tratara de la plaga. Asegúrate de respetar tu tiempo y cóbrales la sesión si no se presentan o cancelan a último minuto. Sólo asegúrate de comunicar tu política con claridad antes de comenzar las sesiones.

Porgram tu tiempo personal

Los entrenadores personales a menudo trabajan durante la mañana, a altas horas de la noche y en días de semana para ajustarse a los horarios de sus clientes. Cuando estás comenzando, asegúrate de seguir programando tiempo para ti. Puede que te sientas tentado a trabajar un domingo a la noche debido a un cliente que sólo puede encontrarse en ese día, pero si las noches de domingo suelen ser una noche familiar, no te comprometas. Transfiere al cliente a un entrenador que se encuentre disponible a esa hora. Puedes pensar "Espera, esa era mi venta y ese es dinero que no voy a cobrar", y estarías en lo correcto, pero es muy fácil abarcar demasiado. Antes de darte cuenta estarás trabajando todas las horas del día, siete días al a semana. Separa tiempo en tus horarios para ti mismo y no te comprometas en esos momentos.

Más galerías de fotos



Escrito por laura williams | Traducido por martín emiliano vergé