Consejos para ir al quiropráctico

Se estima que entre el 6 y 12 por ciento de la población en los Estados Unidos utilizan servicios quiroprácticos, según un artículo de revisión de 2007 publicada en la revista "Chiropractic & Manual Therapies". La mayoría de la gente que visita los quiroprácticos busca alivio para la espalda u otro dolor musculo esquelético. Encontrar a un profesional que sea un buen partido para ti y venir preparado con información y preguntas puede ayudar a sacar el máximo provecho de tu visita al quiropráctico.

La elección de un quiropráctico


Una de las mejores maneras de encontrar un buen quiropráctico es por recomendación de un amigo satisfecho, familiar o compañero de trabajo.

Una de las mejores maneras de encontrar un buen quiropráctico es por recomendación de un amigo satisfecho, familiar o compañero de trabajo. Esto es especialmente cierto si tú conoces a alguien que ha sido tratado con éxito por un problema similar al tuyo. Aunque por lo general no se requiere una referencia médica para el cuidado de la quiropráctica, la Asociación Americana de Quiropráctica sugiere revisar los requisitos del plan de salud y pedir una remisión de tu médico en caso de duda. Tu médico puede recomendar un quiropráctico particular para tu condición. Es importante que tus médicos o profesionales de la salud se comuniquen, así que asegúrate de que tu médico y tu quiropráctico tengan información de contacto uno del otro. Tu primera visita quiropráctica es probable que dure de 30 a 60 minutos.

Tu Historia


Tu quiropráctico también estará interesado en tu historia clínica, antecedentes familiares y otros problemas de salud que puedas tener.

Una historia clínica detallada y precisa le ayudará a tu quiropráctico determinar la naturaleza de tu condición y seleccionar el tratamiento más adecuado para ti. Prepárate para discutir detalles sobre el inicio, la naturaleza y gravedad de los síntomas. Tu quiropráctico también estará interesado en tu historia clínica, antecedentes familiares y otros problemas de salud que puedas tener. Es importante hablar de enfermedades anteriores, cirugías y hospitalizaciones. Pon a tu quiropráctico al tanto de todos los medicamentos con y sin prescripción que estés tomando, incluyendo hierbas y suplementos. Puede que te resulte más fácil de llevar una lista escrita que incluya los nombres y las dosis de tus medicamentos y suplementos.

Examinación


Un quiropráctico puede comenzar su examen mediante la recopilación de información sobre la salud en general, tales como la altura, el peso y la presión arterial.

Un quiropráctico puede comenzar su examen mediante la recopilación de información sobre la salud en general, tal como la altura, el peso y la presión arterial. Pero debido a que la mayoría de los pacientes buscan atención quiropráctica para una condición dolorosa, el examen se centrará probablemente en la zona causando el malestar. Un primer examen quiropráctico probablemente incorporará pruebas específicas para evaluar el estado de los músculos, articulaciones y nervios que se relacionan con la región dolorosa. Datos de la encuesta de la Junta Nacional de Examinadores Quiroprácticos indican que los quiroprácticos realizan estos tipos de evaluación diariamente y consideran un examen centrado una parte importante de la evaluación del paciente. Usa ropa cómoda que te permita doblar y moverte con facilidad para que tu quiropráctico pueda evaluar fácilmente tu postura y la movilidad. Algunos quiroprácticos te pueden pedir que uses una bata durante el examen.

Rayos-X


Tu quiropráctico puede recomendar una radiografía para ayudar a diagnosticar tu condición. La decisión de tomar las radiografías se debe basar en la necesidad médica.

Tu quiropráctico puede recomendar una radiografía para ayudar a diagnosticar tu condición. La decisión de tomar las radiografías se debe basar en la necesidad médica. El Colegio Americano de Roentgenology quiropráctica desaconseja radiografías de todos los pacientes de la quiropráctica de rutina. Trauma significativo, pérdida de peso inexplicable, dolor implacable en reposo, alteraciones del sistema nervioso, un historial de cáncer, dolor óseo y la escoliosis centrada observable son todos los indicadores de necesidad médica. Si tú tienes más de 50 años de edad, tu quiropráctico también puede recomendarte radiografías. No dudes en preguntar acerca de las razones para tomar radiografías en tu caso.

Tratamiento


El tratamiento quiropráctico a menudo implica algún tipo de manipulación de las articulaciones o "ajuste".

El tratamiento quiropráctico a menudo implica algún tipo de manipulación de las articulaciones o "ajuste". Se trata de pequeñas fuerzas aplicadas rápidamente para superar los obstáculos a los movimientos normales de las articulaciones. Según la Junta Nacional de Examinadores de la Quiropráctica, la mayoría de los quiroprácticos ofrecen este tipo de tratamiento por lo menos varias veces al día en la práctica. Los quiroprácticos también a menudo te aplican terapias de calor, frío o eléctricas al cuerpo. Muchos quiroprácticos ofrecen asesoramiento nutricional, asesoramiento sobre el ejercicio y la promoción de un estilo de vida saludable. Si tienes una condición frágil o te sientes incómodo con el concepto de manipulación de las articulaciones, tu quiropráctico puede ser capaz de ofrecerte alternativas más suaves. La quiropráctica es un método práctico que con frecuencia requiere múltiples visitas para lograr los mejores resultados. Los datos de la Corporación RAND sugieren que un episodio de dolor de espalda por lo general requiere un promedio de 10 visitas al quiropráctico.

Más galerías de fotos



Escrito por ron rogers | Traducido por adrian tobon