Consejos de perdida de peso para mujeres mayores de 50 años

La menopausia, que normalmente ocurre alrededor de los 51 años, a menudo conduce a un aumento de peso. El peso aumentado durante la menopausia a menudo se asienta alrededor del abdomen, en lugar de en las caderas y los muslos. El aumento de peso en cualquier momento, incluyendo la menopausia, puede conducir a problemas de salud, como presión arterial alta y diabetes tipo 2, pero el peso que se gana durante la menopausia puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de mama, mientras que el perder peso durante la menopausia puede reducir tu riesgo de desarrollar la enfermedad. Puedes controlar el aumento de peso haciendo ajustes a tu estilo de vida.

Aumentar la masa muscular


Aumentar la masa muscular puede prevenir el aumento de peso.

La pérdida de masa muscular es común con la edad y puede llevar al aumento de peso. Las células musculares requieren más calorías para mantenerse que las células de grasa, por lo que un mayor porcentaje de músculo aumenta el número de calorías que puedes consumir sin aumentar de peso. El levantamiento de pesas es importante para reducir la cantidad de masa muscular que pierdes a medida que envejeces. Por cada libra de músculo que aumentes, quemas 50 calorías adicionales cada día, de acuerdo con la Universidad de Columbia. Levanta pesas cada dos días y alterna tu rutina de manera que cada parte de tu cuerpo reciba al menos 24 horas de descanso entre los entrenamientos. El levantamiento de pesas, así como las actividades cardiovasculares que soportan peso, como caminar, también aumentan la densidad ósea, un beneficio importante para las mujeres.

Aumenta la actividad


Aumentar la actividad puede ayudar a combatir el aumento de peso.

Si te encuentras pasando más tiempo en el sofá, aumentar tus niveles de actividad puede ayudar con el aumento de peso. El peso ganado después de los 50 puede parecer diferente porque se asienta en diferentes áreas del cuerpo, pero responde a ejercicio cardiovascular al igual que el peso ganado en años anteriores. Procura que tu objetivo sea hacer al menos 30 minutos de actividad cardiovascular la mayoría de los días de la semana. En algunos casos, puede que tengas que aumentar el ejercicio más allá de este nivel para mantener el aumento de peso bajo control, pero primero habla con tu médico. Participar en actividad aeróbica tiene el beneficio añadido de reducir muchos de los trastornos asociados con la menopausia, como los sofocos, problemas de memoria, dificultades de concentración y mejorar el estado de ánimo, de acuerdo con el Medical Center de la Universidad de Maryland.

Reduce las calorías


El envejecimiento disminuirá el número de calorías quemadas en reposo.

El envejecimiento disminuye el número de calorías quemadas en reposo, lo que disminuye el número de calorías que necesitas consumir para mantener tu peso. Esto significa que incluso si nada cambia en tu dieta, puedes esperar ganar peso a medida que envejeces. Al mismo tiempo, necesitas más proteínas para mantener la masa muscular, explica la dietista Lenora Dannelke. Busca soluciones fáciles para reducir calorías, como recortar el consumo de alcohol, sustituir la fruta dulce y reducir los tamaños de las porciones en lugar de eliminar todos tus refrigerios y golosinas favoritas.

Más galerías de fotos



Escrito por stephanie dube dwilson | Traducido por ariadna delgado