Consejos para que las mujeres pierdan peso después de los 30

Por lo general es más fácil perder peso cuando tienes 30 años que cuando tienes 60, pero una ligera lentitud de tu metabolismo y cambios de estilo de vida pueden hacer que sea más difícil de lo que fue en tu adolescencia y tus veinte años. Después de los 30, tienes que estar muy decidida de hacer los cambios en tu estilo de vida que sean necesarios para la pérdida de peso a largo plazo.

La tasa metabólica basal

Una mujer de 30 años de edad que pesa 150 libras. quema aproximadamente 47 calorías menos cada día que una mujer de 20 años de edad que pesa la misma cantidad, de acuerdo con el sitio web de BMI Calculator. Si no has ajustado tus hábitos alimenticios en consecuencia, esto puede conducir a un aumento de peso de 5 libras cada año. Encuentra la tasa metabólica basal o BMR, para tu peso y edad exacta para determinar la cantidad de calorías que necesitas cada día para mantener tu peso. Luego resta calorías de tu dieta para bajar. Tendrás que crear un déficit de 500 calorías al día para perder 1 libra por semana. Ten en cuenta las calorías quemadas durante el ejercicio, ya que el BMR te da el número de calorías que necesitarías si estuvieras en reposo durante todo el día.

El ejercicio y la gestión del tiempo

Lo más probable es que haya muchas más responsabilidades en tus treinta años de lo que tenías en tus veinte. Tu carrera se ha vuelto más exigente, o puedes tener hijos y otras nuevas responsabilidades. Esto puede hacer que sea difícil encontrar tiempo para hacer ejercicio. Para bajar de peso, trata el ejercicio como cualquier otra actividad que necesitas para mantener tu salud. Así como programas chequeos con el médico y el dentista, debes programar el tiempo para hacer ejercicio. Realiza 60 a 90 minutos de ejercicio cinco días a la semana para ayudar a perder peso.

Dieta

Si tus responsabilidades incluyen cocinar para otras personas, esto puede hacer que la pérdida de peso sea más difícil. Por ejemplo, un marido podría no estar listo para sumarse a un plan de alimentación saludable. Cocina una comida que incluya un montón de vegetales e incluye una porción de proteína magra para ti. Evita la entrada que más engorde que el resto de la familia come, al tiempo que les facilitas en una dieta saludable incluyendo más verduras. Compra un montón de bocadillos saludables solo para ti; yogur sin grasa, tazas de frutas y porciones individuales de almendras pueden ayudarte a mantenerte en línea, independientemente de las demandas en tu tiempo.

Apoyo

Un programa de pérdida de peso puede ser abrumador cuando se está en la treintena, ya que el ejercicio y la dieta no son tan fáciles como solían ser. Busca apoyo para ayudarte a mantener la motivación. No sólo puedes obtener el apoyo moral, sino también aprender estrategias conductuales para enfrentar el hambre y la alimentación emocional. Algunos grupos también ayudan a los miembros a aprender a cocinar comidas saludables y elegir los alimentos. Muchos hospitales locales y centros comunitarios tienen grupos de apoyo para bajar de peso.

Más galerías de fotos



Escrito por elise wile | Traducido por natalia pérez