Consejos para minimizar los poros

Los poros agrandados son uno de los problemas más frustrantes que debe enfrentar la piel ya que a diferencia del acné o la hiperpigmentación, no puedes ocultarlos con base o corrector porque la textura es el verdadero problema. Debido a que su tamaño se determina por la genética, no los puedes cambiar mediante productos y tratamientos tópicos. Sin embargo, puedes minimizar su apariencia para que no sean tan evidentes y la piel parezca más lisa y uniforme.

Mantenerlos limpios

Los poros se ven ampliados cuando están obstruidos por la suciedad y el aceite, pero si los mantienes limpios pueden parecer pequeños. Lávate la cara dos veces al día para mantener tus poros lo más limpios posibles. Es especialmente importante lavarte en la noche para que toda la suciedad, el aceite, el maquillaje y otros residuos que han estado en tu cara todo el día no tengan la oportunidad de obstruir los poros. Elige un limpiador libre de jabón y sin aceite que no irrite tu piel. Es posible que desees invertir en un cepillo eléctrico también para lavarte la cara ya que puede aflojar más suciedad y aceite de tus poros que solo usando tus manos. Cuando estés eligiendo el maquillaje y los productos para la piel, revisa las etiquetas para asegurarte de que no sean comedogénicos para que no obstruyan los poros. En particular, evita los productos que contengan ingredientes ricos en aceite mineral y vaselina.

Exfolia regularmente

Aunque lavarte la cara con regularidad puede ayudarte a mantener los poros limpios para que aparezcan más pequeños, la exfoliación también es necesaria. La exfoliación regular ayuda a eliminar las células muertas que obstruyen los poros y hacen que parezcan más grandes. En lugar de restregarte con algo áspero, opta por un producto exfoliante químico tal como un líquido, suero, loción o crema que contenga ácido glicólico o ácido salicílico. El ácido salicílico a menudo es la mejor opción si presentas agrandamiento de los poros ya que además de eliminar las células muertas de la piel en la superficie, puede ayudar a disolver el aceite en el interior de los poros que puede causar que parezcan más grandes. Puedes utilizar tu producto exfoliante diariamente, pero si tienes la piel sensible, opta por una a tres veces por semana para evitar la irritación.

Utiliza un sellador

Cuando quieras minimizar la apariencia de los poros al instante, el sellador de base correcto puede hacer toda la diferencia. Elige una fórmula a base de silicona que te ayude a rellenar una textura desigual como poros dilatados, líneas finas y arrugas. Este tipo de selladores generalmente es transparente, así que puedes llevarlo debajo de la base o por iniciativa propia para ayudarte a reducir la apariencia de los poros. Para aplicarlo, usa una cantidad pequeña y con cuidado date palmaditas en las áreas donde tienes los poros grandes para llenarlos completamente.

Recuerda la protección solar

La aplicación de un protector solar todos los días es un paso clave para el cuidado de la piel, no importa con cuál tipo de problemas de la piel estés luchando. Sin embargo, si está luchando con los poros dilatados, el protector solar puede ser especialmente importante. Esto se debe a que los duros rayos UVA y UVB del sol en realidad pueden debilitar el colágeno de la piel. Esta sustancia juega un papel fundamental como soporte de los poros para hacer que se vean apretados, así que si tu piel empieza a perderlo, los poros se verán más grandes. Para evitar este tipo de daños utiliza todos los días un protector solar de espectro amplio libre de aceite con un SPF de al menos 15, incluso en invierno.

Más galerías de fotos



Escrito por jennifer blair | Traducido por jane laury