Consejos para masaje facial

Si tú no estás dándole masajes a tu cara en tu casa, estás perdiendo una de los mejores regímenes de belleza conocidos por el género femenino. Los numerosos beneficios asociados con el masaje facial incluyen el aumento del tono muscular facial, reducción de arrugas, una tez más luminosa, la reducción de líquidos y la hinchazón, una piel más suave y el aumento de la renovación celular de la piel. En pocas palabras: el masaje facial debe ser parte de tu rutina de belleza diaria.

Frecuencia y duración

Realiza un masaje facial corto cada vez que te aplicas la crema hidratante. Dos o tres minutos, dos veces al día, es todo lo que se necesita para obtener todos los beneficios de un masaje facial. Si no puedes comprometerte a dos sesiones por día, realiza un masaje de cinco minutos a la mañana. Un buen masaje a la mañana acelera el drenaje de líquidos y ayuda a la circulación, lo que hace del masaje la mejor manera para disminuir la hinchazón y energizar tu piel.

Cremas para masaje

Tú puedes utilizar la crema hidratante regularmente para simplificar tu rutina y limitar la cantidad de aceites y cremas que necesitas comprar. La razón principal para el uso de una crema durante el masaje es proporcionar suficiente lubricación para que tus dedos se deslicen fácilmente sobre la piel sin tener que estar tirando o haciendo fuerzas. Si no se utiliza una crema hidratante diaria, se puede sustituir con aceites comunes de la casa. De acuerdo a Ultimate-Cosmetics, el aceite de oliva mezclado con unas gotas de aceite de limón es ideal para la piel grasa. Otros aceites que se pueden utilizar en la cara incluyen sésamo, almendra, semilla de uva, marula y girasol. Los aceites pesados, tales como aceite de oliva y aceite de jojoba necesitan ser mezclados con aceites de mayor fluidez o un agente de adelgazamiento, tal como jugo de limón antes de su uso.

Técnica de masaje

Si bien hay muchas técnicas de masaje y rutinas para elegir, todos siguen las mismas pautas. Masaje en un movimiento ascendente en la barbilla y el cuello, mover hacia arriba y hacia fuera en las mejillas, y pasar directamente a través de la frente con un movimiento de zigzag. Círculo alrededor de la ceja del ojo, desde el interior hacia el área exterior de la frente, a continuación, pasar bajo el ojo en un solo movimiento de barrido, desde la esquina exterior hacia la esquina interior.

Presión

Usa una presión mínima. La delicada piel y los músculos de la cara deben ser manejados con el mayor cuidado. Desliza los dedos sobre la piel con un movimiento ligero y delicado. Evita poner demasiada presión sobre la piel. Si sientes tirones, estás usando demasiada presión.

Más galerías de fotos



Escrito por kathy mayse | Traducido por rafael ernesto díaz