Consejos para mantener los huesos fuertes de los niños

La mayoría de los padres quieren que sus hijos sean lo más saludables posible, pero cuando la tentación de la comida basura llama a los niños, puede ser difícil convencerlos de hacer elecciones de estilo de vida saludables. Los huesos de tu hijo siguen creciendo y endureciéndose, incluso cuando llegan a la edad adulta, por lo que es vital mantenerlos fuertes desde el principio. Ayudar a entender la importancia de cuidar los huesos puede ayudar a tu hijo a tomar decisiones que lo beneficiarán en los próximos años.

Consume una dieta saludable

La mayoría de los niños tienen dificultades para dejar pasar una bolsa de chips o un brownie a favor de las frutas y verduras, pero una dieta variada y equilibrada es una forma efectiva de mantener los huesos fuertes. Los productos lácteos como la leche, el yogur y el queso, son una fuente óptima de calcio, que fortalece los huesos sanos. Los niños necesitan entre 1.000 y 1.300 miligramos de calcio. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio, por lo que añadir camarones, cereales enriquecidos y huevos a la dieta de tu hijo también promueve huesos fuertes. Los niños necesitan por lo menos 15 microgramos o 600 unidades internacionales de vitamina D todos los días. La vitamina K, que se encuentra en los vegetales de hoja verde y el potasio que se encuentra en las patatas dulces y plátanos también, desempeña un papel importante en la salud ósea. Tu hijo necesita de 55 a 60 microgramos de vitamina K y 3,8 a 4,5 gramos de potasio por día. Ayuda a tu hijo a tomar decisiones saludables la mayor parte del tiempo, pero equilíbralas con dulces ocasionales para impedir que exagere cuando se enfrente a sus propias decisiones alimentarias.

Ejercicio

Tu hijo probablemente no está pensando en su riesgo de osteoporosis, pero no cuidar de sus huesos puede dar lugar a dicha enfermedad en la edad adulta temprana. Mantenerse activo ayuda a tu hijo a construir la masa ósea y reduce el riesgo de trastornos de los huesos en el camino. El National Institute of Health's Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center recomienda ejercicios de soporte de peso como caminar, correr, practicar fútbol, gimnasia, baile, hockey y skateboarding, ya que ayudan a fortalecer los huesos. Ayuda a tu hijo a encontrar el tiempo para estar activo todos los días para que entre en el hábito de hacerlo parte de su vida diaria.

Reduce el consumo de cafeína

Tu hijo no tiene que renunciar a su gaseosa favorita o barra de chocolate todo el tiempo, pero limitar su consumo de cafeína protege la salud de los huesos. La cafeína interfiere con la capacidad del cuerpo para absorber el calcio, lo cual puede debilitar los huesos de tu hijo y lo pone en riesgo de trastornos de estos a medida que envejece, según la revista "Time". La Mayo Clinic recomienda limitar el consumo de cafeína de tu hijo a menos de 100 miligramos por día. Además de refrescos y chocolate, las bebidas de café, las bebidas energéticas y el té también contienen cafeína. Ayuda a tu hijo a elegir estos productos con moderación y anímalo a que tomar leche, agua o jugo el resto del tiempo.

Controla el asma

Más de siete millones de niños en EE.UU. viven con asma, según CDC. Ciertos medicamentos para el asma, incluyendo los corticosteroides, pueden interferir con la absorción de calcio y aumentan la pérdida de calcio, según el Osteoporosis and Related Bone Diseases National Resource Center. Aunque nunca debes evitar que tu hijo tome sus medicamentos, trabajar con su pediatra para mantener el asma bajo control puede ayudar a reducir la cantidad de esteroides inhalados que necesita, lo que ofrece protección a sus huesos. Combina esto con una dieta saludable y mucho ejercicio para que tu hijo esté haciendo otras cosas para contrarrestar el impacto potencialmente negativo de sus medicamentos para el asma.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por maría j. caballero