Consejos sobre la loción bronceadora

No hace falta mucho tiempo bajo los perjudiciales rayos ultravioletas del sol para que tu piel comience a sentir los efectos, por lo que deberías usar loción bronceadora con algún nivel de factor de protección cada vez que pases tiempo en el exterior. Esto aplica especialmente para las personas de piel clara, que por lo general se queman más fácilmente al sol. Cuando se aplica de forma incorrecta, la loción bronceadora no es tan efectiva como debería, por lo que debes seguir las instrucciones de la etiqueta para obtener la mayor protección posible de tu bloqueador solar.

Conoce el FPS

Todas las lociones bronceadoras están etiquetadas con un FPS. Esto cuantifica la fuerza de la loción; cuanto más alto es el FPS, mejor es la protección. Los números de FPS menores de 15 proporcionan relativamente poca protección, mientras que la Food and Drug Administration recomienda los que están entre 30 a 50 para las pieles claras. Las lociones con FPS muy altos, de 80 o más, te dan una protección más fuerte y por mas tiempo y requieren aplicaciones menos frecuentes.

Sé generosa

No seas tímida cuando te apliques loción bronceadora; es casi imposible aplicar demasiada. Si no estás segura de la cantidad que es suficiente, la FDA recomienda llenar un vaso de trago corto con loción para ver la cantidad aproximada que requiere un adulto promedio. No asumas que no necesitas tanta loción porque es un día nublado; si el sol está a pleno, incluso brillando a través de las nubes, está afectando tu piel y necesitas la protección adecuada.

Alcanza todo

Tu cuerpo tiene muchas zonas difíciles de alcanzar, pero los rayos del sol no tienen problemas en encontrarlas. Asegúrate de llegar a todos los rincones y ranuras, en especial las que se olvidan fácilmente y son particularmente sensibles. Por ejemplo, tus orejas, la parte trasera de tu cuello y las partes superiores de tus pies son propensas a quemarse cuando no se protegen con bronceador. El Centers for Disease Control recomienda pedir a una amiga que te ayude a aplicar la loción en tu espada, que es extremadamente difícil de alcanzar uno mismo.

Aplica y reaplica

Aunque las lociones con alto FPS te dan protección por más tiempo, siempre deberías reaplicar el bronceador cada algunas horas par maximizar los resultados. El CDC recomienda reaplicarlo cada dos horas, o con más frecuencia si estás nadando o sudando. Incluso las lociones resistentes al agua se quitan en gran parte después de sumergirte en la piscina, por lo que debes aplicarla continuamente durante el día para obtener la mejor protección posible.

Más galerías de fotos



Escrito por tom ryan | Traducido por maria eugenia gonzalez