Consejos para limpiar los accidentes del baño

Entrenar los esfínteres de tu niño representa un gran nivel de frustración. Puede tomar tiempo que tu niño logre tener éxito en ir al baño. Uno de los muchos obstáculos que tendrás que enfrentar es la inevitable serie de accidentes que tu niño va a tener mientras aprenda a ir al baño. Es esencial evitar que tu niño se sienta mal por tener esos accidentes. Tener a mano los materiales que necesitas para limpiar hace mucho más fácil superar los accidentes y alcanzar el éxito de usar el baño.

Alfombras y tapicerías

Ya sea que tu pequeño vaya corriendo al baño y no lo logre, o que no traiga puesto un pañal y tenga un accidente en el sillón, limpiar inmediatamente el accidente previene la transmisión de gérmenes y la eliminación de olores. Para la orina, usa un trapo para absorber la humedad. Para las heces, usa papel de baño o toallas de papel y tíralo al bote de basura o por el inodoro. Una vez que hayas absorbido la humedad inicial o hayas limpiado las heces, para remover las manchas de la tela, el sitio web Good Housekeeping recomienda combinar jabón de manos con vinagre y agua caliente. Usando una toalla limpia, refriega la mancha con detergente y vinagre. Repite hasta que se quite la mancha. Una vez que se haya quitado, remoja el área con agua fría y deja que se seque. Para tapicerías, mezcla jabón de manos y agua fría. Usando una toalla limpia, refriega la mancha con la solución. Repite hasta que se haya quietado la mancha. Una vez que se haya quitado talla con agua fría y deja que se seque. En ambos casos, si la mancha no se quita, utiliza un gotero para aplicar peróxido de hidrógeno, y luego aplica una o dos gotas de amonio.

Pisos

Si tienes pisos que están cubiertos de cualquier otro material que no sea alfombras, el método de limpieza es diferente. Si tu pequeño se orina en madera, azulejos, linóleo o vinil, utiliza toallas de papel para absorber la humedad. Para heces, usa papel de baño para recogerlas y tíralas al escusado. Utiliza toallitas desinfectantes para limpiar el área, lo que matará los gérmenes y quitará los olores. Limpia tu suelo como normalmente lo harías, asegurándote de que la solución que utilizas para el suelo es la adecuada de acuerdo a tu tipo de suelo.

Ropa

Lavar orina o heces de la ropa de tu niño después de un accidente mata los gérmenes y remueve las manchas y olores de la tela para que pueda volver a usarla. Ten en mente que lavarás más ropa de la normal mientras tu niño aprende a ir al baño. Si el accidente es sólo orina, pon la ropa sucia en la lavadora apagada. Para las heces, es vital remover lo más que se pueda del desastre antes de echarlo a lavar. Enjuaga la ropa interior y/o pantalones en el lavabo para remover heces de la ropa. Remoja las prendas sucias en agua caliente con productos de limpieza que contengan enzimas. De acuerdo con Good Housekeeping, después de ello debes de lavar la ropa usando cloro, si la prenda lo permita, o blanqueador.

Piel

Remover orina y heces de la piel de tu niño previene que se propaguen los gérmenes y reduce las posibilidades de que su piel sufra de alguna reacción. Utiliza toallitas de bebé para limpiar el área. Asegúrate de limpiar cualquier rastro de heces y tira todas las toallitas sucias. Haz que tu niño se lave las manos con agua caliente y jabón por lo menos durante 20 segundos. Una vez que haya terminado, lava tus manos muy bien, incluyendo debajo de las uñas. Finalmente, ayuda a tu pequeño a vestirse con ropas limpias y a seguir con el día.

Más galerías de fotos



Escrito por eliza martinez | Traducido por mariana perez