Consejos para los hombres sobre afeitarse las piernas

Si eres un nadador, un ciclista o un culturista competitivo, el interés en la competencia y la necesidad de velocidad pueden hacer que sea necesario que te afeites las piernas en algún momento de tu carrera deportiva. Afeitarse las piernas es muy diferente de afeitarse la cara, por lo que es bueno aprender algunos trucos para hacerlo más fácil.

Consejos para el momento del afeitado

La primera vez que te afeites (o cuando ha pasado un tiempo desde tu último encuentro con una navaja) repasa tus piernas con maquinilla eléctrica antes de afeitarte con una navaja. Siempre usa una hoja afilada y gel de afeitar para evitar marcas, y nunca uses el jabón como un sustituto de la crema de afeitar. Para el primer afeitado, es mejor si estás en la ducha. Esto puede parecer cosa de chicas, pero afeitarse en la ducha requiere un excelente sentido del equilibrio, cual flamenco, y es casi imposible de hacer si necesitas anteojos recetados de alta graduación para ver tus propios pies. Tómalo con calma alrededor de tus tobillos, rótulas, huesos de la espinilla y la parte posterior de las rodillas. Es muy fácil cortarse en estas áreas. Después del afeitado, seca tus piernas con una toalla limpia y luego usa un hidratante cuando aún están húmedas. Finalmente, limpia la bañera cuando hayas terminado (nadie más en tu familia quiere ducharse con los wookies antes conocidos como el vello de la pierna). Y recuerda que, si bien afeitarse lleva tiempo, es más rápido y más fácil si te mantienes prolijo y te afeitas al menos dos veces a la semana.

Más galerías de fotos



Escrito por michelle miley | Traducido por mar bradshaw