Consejos de higiene personal femenina

La publicidad hace esfuerzos por decirles a las mujeres que sus cuerpos no son limpios y que se beneficiarían de una gran variedad de productos de higiene personal femenina. Esto no es una tendencia reciente. Los anunciantes de la década de 1950 le comunicaron a las mujeres que tendrían mejores matrimonios si se lavabn con Lysol, una práctica que ahora sabemos que es peligrosa. La verdad del asunto es que los productos de higiene personal femenina son casi siempre innecesarios y causan más daño que bien. Tu vagina no necesita nada más que los conceptos básicos de cuidado.

Consejos para lavarse

Lo creas o no, tu descarga y aceites naturales son una importante forma de protección contra las infecciones, de acuerdo con la University of Iowa. La vagina produce sus propias descargas naturales como parte del proceso de auto-limpieza. El lavado excesivo, los lavados vaginales o el uso de limpiadores y jabones ásperos eliminan de esta barrera protectora, y dejan a la vagina más vulnerable a las infecciones que causan el mal olor y las molestias. Enjuaga tus genitales externos con agua tibia y usa sólo un jabón suave si es necesario. Nunca intentes limpiar el interior de la vagina.

Consejos para el mal olor

La University of Iowa también señala que las mujeres tienen su propio olor natural. Este olor es saludable y es parte del cuerpo de una mujer. Los aerosoles femeninos, desodorantes y perfumes encubren el olor, pero no pueden hacer que se vaya. Usualmente, este aroma natural no es detectable por otros a través de tu ropa. Si tienes un olor anormalmente fuerte o a pescado, lo más probable es que tengas una infección como la vaginosis bacteriana. Si este es el caso, sólo los antibióticos curarán el problema.

Consejos para el cuidado menstrual

Los cuerpos de las mujeres están programados para atender las necesidades menstruales por sí solos, esto incluye la limpieza del tracto reproductivo después de la menstruación. Muchas mujeres se sienten sucias durante o después de la menstruación, y recurren a las duchas vaginales para limpiarse. Las duchas vaginales, según Barbra Williams Cosentino, RN, CSW en su artículo "To Douche or Not to Douche", obliga a las bacterias y los desechos ingresar en el tracto reproductivo, lo que puede llevar a una condición dolorosa llamada enfermedad inflamatoria pélvica. Otros productos que se utilizan durante la menstruación también pueden causar irritación que conduce a la infección, como toallas femeninas y tampones perfumados. Siempre es mejor usar productos sin perfume y utilizarlos sólo cuando sea necesario. Por ejemplo, sólo utiliza protectores diarios cuando estás manchando, pero no todos los días de tu ciclo.

Consejos de vestimenta

Debido a que la vagina produce sus propias secreciones de limpieza y cuidado personal, es un entorno natural húmedo. La ropa que llevas debe permitir el flujo de aire de manera que estas secreciones pueden evaporarse. Cuando no hay un flujo de aire en la vagina, las bacterias y los hongos pueden crecer en los pliegues húmedos y oscuros. Esta es una causa común de infecciones vaginales por hongos. Utiliza ropa interior de algodón o con forros de algodón en la entrepierna. Evita el uso de trajes de baño mojados, pantalones de cuero o spandex apretado durante largos períodos de tiempo. Cámbiate de ropa después de hacer ejercicio o participar en actividades extenuantes que te hacen sudar mucho.

Más galerías de fotos



Escrito por lillian downey | Traducido por sofia loffreda