Consejos sobre como ganan peso los mayores y los ancianos

Los ancianos con bajo peso tienen un riesgo de tener deficiencias nutricionales, disminución de la inmunidad y un mayor riesgo de muerte, informa una edición de octubre de 2007 de “Today’s Research on Aging” (Investigación actual sobre el Envejecimiento). Ganar peso puede promover la resistencia y funcionalidad en los ancianos, ayudar con la curación después de los procedimientos quirúrgicos y evitar las caídas. La desnutrición y el bajo peso corporal puede ocurrir en los ancianos debido a la pérdida natural de masa muscular y también a causa de problemas dentales, sentidos disminuidos y enfermedad. Independientemente de la causa, las personas mayores con bajo peso deberían ganar peso para mejorar su salud física y mental.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Aumenta el contenido de las calorías de las comidas existentes y aperitivos. Añade aceite de oliva a la pasta, mantequilla de cacahuete para tostar y leche en polvo para hacer puré de papas. Utiliza leche entera para preparar sopas y cereales calientes.

  2. Consume bebidas con calorías. Bebe batidos con fruta congelada, leche en polvo, leche entera y miel entre las comidas. Prueba la leche entera con almíbares saborizados para hacerla más digerible. Deléitate con zumo 100% entre las comidas. Evita beber demasiado con las comidas, ya que esto puede frenar el apetito, dice MayoClinc.com.

  3. Come a menudo, especialmente si tienes un apetito pobre. Prueba de seis a ocho comidas pequeñas y ricas en calorías que contengan proteínas y carbohidratos saludables en lugar de tres comidas grandes. Utiliza un suplemento nutricional para algunas de estas comidas, mientras lo autorice tu médico. Joanne Larsen, R.D., recomienda una que contenga 355 calorías por ocho onzas (0.23 kilogramos), lactosa sin proteína o con poca. Asegúrate también de que sepa bien.

  4. Da sabor a los alimentos generosamente. Combate un disminuido sentido del gusto añadiendo condimentos bajos en sodio como zumo de cítricos, hierbas frescas, curry o polvos de Chile y especias sugiere J.E. Anderson y S. Prior de Colorado State University Extension. Evita la adición de sabor con sal, ya que demasiado sodio puede causar complicaciones de salud.

  5. Come versiones de dulces sanas. Elije pudines, yogur azucarado, flanes y bizcochos elaborados con cereales integrales y frutos secos.

  6. Busca ayuda con las compras, especialmente si vives solo. Pide a tu familia, a un vecino o a un amigo que vaya contigo a la tienda de comestibles y que te ayuden a seleccionar los alimentos que no necesitan preparación extensa. Abastécete de quesos, congelados, comidas, frutas y verduras, carnes enlatadas y panes de cereales integrales.

  7. Pide a la gente que coma contigo. Asiste a comidas familiares o comidas comunitarias en tu YMCA local, hospital o asilo de ancianos. Tener compañía puede inspirarte a comer más y muestra una variedad de alimentos.

  8. Añade ejercicio ligero para estimular el apetito, si eres capaz. Busca clases especiales de las personas mayores en el gimnasio o simplemente da un paseo con un vecino o tu cónyuge.

Consejos y advertencias

  • Si estás a dieta especial para una enfermedad como la diabetes, la presión arterial alta o enfermedad del riñón, un anciano debe trabajar con un dietista para desarrollar un plan de aumento de peso. Si la dificultad para masticar y para tragar te disuade de comer, habla con el médico acerca de las ideas para seguir una dieta blanda aceptable como remojar cereales en leche antes de comer o hacer puré sopas gruesas en una licuadora.
  • Si estás tomando algún medicamento, asegúrate de que eres consciente de los alimentos que pueden reaccionar con estas recetas. Por ejemplo, el pomelo puede interferir con algunos bloqueadores del canal de calcio para presión arterial alta, manifiesta la Universidad de Harvard familia Health Guide.

Más galerías de fotos



Escrito por andrea cespedes | Traducido por maria gloria garcia menendez