Consejos de entrenamiento para ir al baño para casos de resistencia al movimiento intestinal

Durante el proceso de entrenamiento, algunos niños necesitan más tiempo para sentirse cómodos al tener una evacuación intestinal en la taza del baño. Según HealthyChildren.org, el sitio web de la American Academy of Pediatrics, es normal que los niños se sientan apegados a sus heces intestinales y que tengan una diferencia de tiempo entre aprender a controlar la vejiga y los intestinos. Esfuérzate por ayudar a tu hijo a alcanzar este importante hito.

Los pasos graduales

Una de las técnicas para animar a tu niño a tener evacuaciones en el inodoro es hacerlo a pasitos de bebé. Si quiere hacerlo en el pañal, permite que lo haga, pero anímalo a sentarse en el inodoro mientras lo hace. Esto enseña a evacuar en la posición sentada, que generalmente no usa cuando hace en el pañal. A medida que se acostumbra a esta posición, corta un agujero en la parte posterior del pañal, de este modo, todavía tendrá la familiaridad de usar el pañal, pero todo va directamente al inodoro. Después de eso, puedes quitar el pañal.

Esperando fuera

Aprender a ir al baño es un paso importante en el desarrollo y puede que tu niño simplemente no esté preparado para hacerle frente. Según HealthyChildren.org, la mejor respuesta a esta resistencia es esperar hasta que esté listo para manejarlo por su cuenta. No lo hagas sentir mal por querer usar un pañal, no hagas una escena de su resistencia intestinal en absoluto. En su lugar, celebra los éxitos que tiene.

Incentivos

Algunos niños responden bien a los incentivos. Dale un pequeño caramelo o una etiqueta cada vez que tiene una evacuación intestinal en la taza del baño en lugar de en un pañal. Un gráfico le ayuda a visualizar estos éxitos. Si un pequeño premio por sí solo no parece motivarlo, prueba algo más grande que ella puede tener después de un cierto grado de éxito. Por ejemplo, la oferta de llevarla a un centro de juego después de utilizar el baño 10 veces.

Ayudar con la limpieza

Limpiar no es un castigo; es una consecuencia natural de sus actos. Si se trata simplemente de tener sus deposiciones en un pañal, haz que te ayude poniendo las heces en el inodoro y que tire la cadena porque "ahí es donde va". Algunos niños se enorgullecen de sus heces, sin embargo, les gusta tocarlas y hacer dibujos en las paredes. Si tu hijo hace esto, debería ayudar a limpiar eso también. Él aprenderá rápidamente que es mucho más fácil sólo tirarlas en el inodoro.

Más galerías de fotos



Escrito por maggie mccormick | Traducido por vanina frickel