Consejos para empezar a correr en la mediana edad

Nunca eres demasiado viejo para empezar a correr. De hecho, correr es un tipo de actividad aeróbica que promueve un estilo de vida saludable. En la mediana edad o a cualquier edad para el caso, comienza lentamente, presta atención a tu nutrición e hidratación, usa los zapatos adecuados y estate al tanto de las temperaturas extremas. Si tienes una enfermedad del corazón u otra afección de salud, consulta a tu médico antes de comenzar un régimen para correr.

Comienza despacio

En la mediana edad tu cuerpo puede ser más propenso a las lesiones, por lo que es importante pre-calentar con el estiramiento o caminar antes de correr. Además, no debes avergonzarte de comenzar a caminar durante varios días o semanas antes de correr para iniciar tu rutina de correr una distancia corta. Deja que tu cuerpo te diga cuándo está listo para caminar o correr a 4 millas (6,4 kilómetros) en lugar de 2 millas (3,2 kilómetros). También ten en cuenta que disminuyes el riesgo de lesión al permitir períodos de descanso en medio de tus días de ejercicios pesados. De acuerdo con la página web de Running Injury Free, toma aproximadamente 48 horas para que el cuerpo se adapte a una aplicación pesada de estrés. Por ejemplo, puedes correr 3 millas (4,8 km) en un solo día y 1 milla (1,6 km) al día siguiente, permitiendo a tu cuerpo descansar, pero todavía proporcionandole un día de ejercicio.

Nutrición e hidratación

Come un bocado pequeño, como una fruta y unas galletas antes de correr. Esto proporciona a tu cuerpo la energía para continuar con tu ejercicio. Además, no te olvides de tomar líquidos. Debes beber durante todo el día y mientras estás caminando o corriendo, sobre todo si corres largas distancias. Beber una bebida deportiva durante, y después del ejercicio, proporcionará a tu cuerpo los electrolitos necesarios. El sitio web Complete Running Network recomienda comer y beber dentro de una hora después de correr para ayudar en la recuperación y evitar los alimentos picantes varias horas antes de tu ejercicio.

Buen calzado

Si deseas correr con éxito y sin dolor, es esencial tener un buen calzado. Por edad, los pies pueden haber estado expuestos a años de abuso, por lo que correr cómodamente es aún un problema. El sitio web Complete Running Network recomienda la compra de zapatos para correr durante la tarde, cuando los pies están más grandes. Consigue zapatos en una tienda de deportes. Una tienda que vende zapatos para correr puede determinar tu tipo de pie y adaptar a una zapatilla adecuada en función de tus necesidades.

Temperaturas extremas

Una persona mayor puede ser más sensible a las temperaturas extremadamente frías o cálidas. Cuando corres en un clima frío, vístete en capas desmontables que proporcionen un espacio para el aire seco cerca de la piel. Por ejemplo, evita el sudor de algodón pesado. No te olvides de llevar un sombrero, guantes y calcetines calientes para mantener la cabeza, las manos y los pies calientes. Si estás corriendo en tiempo caluroso, bebe muchos líquidos, usa ropa mínima y ligera que te permita sudar, y trata de correr en la mañana o por la noche cuando no hace tanto calor. Si la temperatura es demasiado extrema, corre otro día.

Más galerías de fotos



Escrito por jackie carmichael | Traducido por daniela laura arjones