Consejos para elegir una escuela de conducción para tu hijo adolescente

Dejar que tu hijo agarre el volante puede ser desconcertante, y es por eso que elegir la escuela de conducción correcta es tan importante. Aunque el precio puede ser un factor importante, no debe ser el único. La seguridad, la reputación de la escuela e incluso su horario de entrenamiento es igual de importante, sobre todo porque vas a poner la seguridad de tu hijo a manos de dicha institución.

Investiga la reputación de la escuela

El Department of Motor Vehicles recomienda revisar tres cosas de la potencial escuela de tu hijo. En primer lugar, comprueba que la escuela tenga una licencia en vigencia, luego comprueba que el instructor también tenga licencia. Puedes hacer las dos cosas llamando a tu oficina local del DMV o controlando los datos a través de la página web del DMV. A continuación, consulta el sitio web del Better Business Bureau para ver si hay alguna queja presentada en contra de la escuela y si éstas se resolvieron.

Examina la seguridad de los coches

De acuerdo con el DMV, todos los coches de capacitación deben pasar inspecciones y revisiones anuales de seguridad. Antes de inscribir a tu hijo en una escuela de conducción, pregunta acerca de sus inspecciones y su historial de seguridad. También puedes pedir ver sus coches si quieres saber lo que tu hijo conduce. No hay un tamaño o tipo de coche específico que las autoescuelas utilicen, por lo que preguntar con antelación puede ser una buena idea. Sin embargo, todos los coches de capacitación deben estar adaptados para la seguridad, que por lo general significa cosas como un sistema de control de estabilidad y frenos para el instructor, en caso de que tu hijo pierda el control sobre el vehículo.

Pregunta por el programa de formación

Si quieres que tu hijo se gradúe en una fecha específica, habla con la escuela para ver la flexibilidad del programa de entrenamiento. Cada estado tiene diferentes normas sobre el número de horas de educación vial que tu hijo debe completar antes de poder tener licencia. Algunos estados permiten que incluyas manejo supervisado en el hogar como parte de las horas totales de instrucción, mientras que otros pueden acomodar fin de semana extras y horas después de la escuela para acelerar el proceso.

Haz muchas preguntas

Por ejemplo, conoce el número de alumnos por maestro. Algunas escuelas ponen a los estudiantes en aulas grandes, lo que significa que tu hijo recibirá menos atención si tiene preguntas o inquietudes. También debes preguntar acerca del número de horas de práctica al volante en comparación con el número de horas invertidas en un aula viendo vídeos o escuchando a un instructor. Una buena escuela ofrece un buen equilibrio entre los dos. Idealmente, la escuela también debe tener una serie de ambientes creados para que tu hijo practique la conducción, para que sepa qué hacer cuando se conduce en la calle, en la carretera o en las zonas rurales.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por vanina frickel