Consejos para disminuir el apetito

El apetito y el hambre no son lo mismo, ya que el hambre es una necesidad física de alimentos, mientras que el apetito es un interés o deseo por la comida. Cuando tienes un antojo de alimentos dulces o salados, es tu apetito el que está hablando y puede desviarte de tu intención de perder peso o mantener un peso saludable. Tu apetito no siempre te traiciona. A veces, el apetito y el hambre trabajan juntos para asegurarse de que te alimentes para obtener energía. Al aprender a suprimir el apetito cuando sea necesario, comerás para vivir y no vivirás para comer.

Come conscientemente

Comer conscientemente significa simplemente estar al tanto de lo que estás comiendo. Puedes estar comiendo más o más a menudo de lo que crees, por ejemplo mientras hablas por teléfono, ves la televisión o cuando estás aburrido. Para suprimir el apetito, tienes que darte cuenta realmente de lo que estás comiendo y eliminar las distracciones externas. Si esto es difícil para ti, haz un hábito de comer solamente a la mesa, no en el sofá, en tu escritorio o en cualquier otro lugar que pueda provocar distracción.

Platos más pequeños, porciones más pequeñas

Las señales visuales y emocionales relacionadas con el apetito hacen que normalmente comas lo que se te sirve o lo que está frente a ti. Si haces que lo que está en frente de ti sea más pequeño, como comer de un plato más pequeño, puedes suprimir eficazmente el apetito. Esto te ayudará a servirte porciones más pequeñas. El control de las porciones es otra clave para la supresión del apetito. Al comer cantidades más pequeñas de alimentos que te gustan, tu apetito estará satisfecho, pero sin haber ingerido tantas calorías.

Distingue entre apetito y hambre

A veces es difícil distinguir entre el apetito y el hambre, pero hay un método que puedes utilizar. La revista Women's Health sugiere que cuando te apetezca algo dulce, debes pensar en comer algo que no sea similar a un postre, como un filete. Si el pensar en comer un bistec todavía te suena bien, tienes hambre. Sin embargo, si no sientes deseos de comer algo como esto, el apetito podría estarte llevando a comer dulces, porque tienes antojo de ellos y no por hambre.

Prueba con un poco de agua y un puñado de nueces

Para un supresor natural del apetito, el Dr. Michael F. Roizen, un médico entrevistado en "Readers Digest", recomienda beber dos vasos de agua y comer una onza de nueces(nuts), equivalente a unas seis nueces y 12 almendras o 20 maníes. Esta combinación envía señales a las hormonas en tu cuerpo de que estás pleno y que has comido, lo que te ayuda a reducir los antojos y a suprimir el apetito.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por tere colín